Crece el hombre camión, crece México: cómo podemos ayudar en ese proceso

La brecha temporal entre los pagos de las empresas que requieren servicios de transporte y las necesidades de las micro y pequeñas empresas que ofrecen este tipo de servicios es uno de los principales obstáculos de los transportistas.

Y no es un problema menor: se trata de la posibilidad de crecimiento de cerca de 200,000 empresas de transporte, que en su gran mayoría pertenecen al sector del “hombre camión”: transportistas independientes con hasta 5 unidades.

Según datos de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transporte, hasta un 97.3% de la actividad de autotransporte de carga del país se encuentra en las manos de estos pequeños empresarios.

Los transportistas conocen sus rutas como nadie, se ocupan de la protección de la mercancía a su cargo, saben sus tiempos de traslado. En suma, son gente comprometida enteramente con su labor. Sin embargo, en México pesa sobre ellos una “falsa reputación” por incumplimiento de pagos que los priva de un financiamiento justo y acorde con sus necesidades de crecimiento.

Digo “falsa reputación” porque estoy convencido de que este problema, de características estructurales, no es otra cosa que la ausencia de un producto financiero adaptado al sector y a sus necesidades.

En ese contexto, la digitalización también se ha convertido en un impedimento para que muchos de ellos cumplan con ciertos nuevos requisitos de la normatividad mexicana, debido al escaso acceso a tecnologías de la información y a la mala cobertura en zonas alejadas, además de la poca experiencia del sector en trámites como el recién implementado complemento Carta Porte.

Este trámite se ha vuelto objeto de preocupación entre muchos transportistas independientes debido a que su incorporación está sujeta a multas importantes e incluso a la presunción de delito de contrabando, además de que implica gastos operativos asociados, y su cumplimiento en tiempo y forma conlleva una complejidad adicional.

Así, el complemento Carta Porte es una traba a la hora de pensar la libertad de movimientos, clave para los transportistas antes de emprender cada viaje por las carreteras del país.

De hecho, en noviembre del año pasado, Alex Theissen, presidente de la Asociación Nacional de Transportistas Privado, señaló que hasta el 80% de las empresas transportistas podría quedar fuera de circulación al incumplir con este requisito que complica tanto en materia de costos como de trámites administrativos.

Por todo esto, es que estamos convencidos de que apoyar a los “hombre camión” es apoyar el crecimiento de México. Ayudarlos a que sigan recorriendo el país y a que puedan hacer frente a gastos corrientes como las casetas, el combustible, las refacciones y las nóminas, por ejemplo.

Es tan simple como que el apoyo financiero y la disponibilidad de liquidez permiten que estas pequeñas empresas puedan seguir aceptando viajes, y así ser productivos entre cobros de facturas sin afectar su historial crediticio ni pagando intereses exacerbados por cuotas inalcanzables.

Asimismo, ayudarlos implica vincularlos con tecnologías que les permitan funcionar tranquilos y cumplir con los requisitos que hoy necesitan para permanecer operativos.

Los transportistas mexicanos han sido los héroes olvidados, no solo durante la pandemia, si no a lo largo de la historia del autotransporte de carga. Hoy es momento de trabajar por y para ellos, apoyarlos en su proceso de crecimiento y darles la mano para que tengan piso parejo para competir por los grandes contratos con las empresas más grandes del país.

Sin duda el crecimiento de un sector primordial como el del transporte es materia de interés para toda la sociedad, y en tiempos complicados como los actuales es buena idea voltear a evaluar alternativas interesantes para resolver desafíos que a veces se presentan como insalvables.

Jaime Tabachnik actualmente es CEO y cofundador de Solvento. Es Ingeniero Civil titulado de la Universidad Iberoamericana, así como candidato a EMBA en la Escuela de Negocios Kellogg de la Universidad Northwestern. Cuenta con más de 8 años de experiencia en estrategias de cadena de suministro, operaciones y transformación digital del sector logístico.

Comenta y sigue a Jaime Tabachnik en su Linkedin

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21