Impacto real de la implementación del reglamento de la Agencia Nacional de Aduanas de México

Las importaciones y exportaciones son fundamentales para la competitividad de las empresas mexicanas y la propia economía del país. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2021 las exportaciones tuvieron un crecimiento del 18.52%, alcanzando los 494,224.5 millones de dólares. Por su parte, las importaciones presentaron un alza de 32.1%, alcanzando los 505,715.6 millones de dólares.

De ahí la importancia del fortalecimiento del sistema aduanero, así como del establecimiento de normas que garanticen servicios para hacer más eficientes las exportaciones e importaciones mexicanas, con estas premisas se planteó el objetivo principal de la Agencia Nacional de Aduanas de México (ANAM).

Creada en julio del año pasado por el Gobierno federal, este organismo busca sustituir a la Administración General de Aduanas, para convertirse en un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), misma que entró en vigor a partir del primero de enero de este año.

¿Cuáles serán sus implicaciones?

A través de su Reglamento Interno, se dio a conocer que el SAT ya no tendrá el control de las 50 aduanas marítimas y terrestres distribuidas a lo largo de todo país, ya que los recursos destinados a la coordinación aduanal han sido transferidos a la nueva agencia.

Este decreto, además, señala que la ANAM obtendrá recursos financieros gracias al presupuesto aprobado por la SHCP para este año, el cual no reflejará incremento alguno por esta acción.

Con esto, se espera tener diversos cambios para el sistema aduanero nacional, sobre todo en materia de seguridad, ya que ahora las 21 aduanas fronterizas se encontrarán coordinadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), mientras que las 17 aduanas marítimas serán gestionadas por la Secretaría de Marina (Semar) y las 12 aduanas interiores serán administradas por la misma agencia.

Siguiendo con este punto, existe la posibilidad de que el personal de las fuerzas armadas pueda ocupar cargos dentro de la agencia, los cuales pueden ir desde la dirección general, las unidades administrativas y financieras, así como enlaces y jefaturas de departamento, entre otras; lo que supone un sistema de elección más justo para la ciudadanía en general y las empresas que requieren de estos pasos para ingresar o sustraer productos o mercancías del país.

¿De qué forma impactará su implementación en las empresas?

Las empresas de todos los sectores que tengan dentro de su cadena de valor la exportación o importación de productos, materias primas o mercancías, sean del sector que sean, deberán tener en consideración que la ANAM es ahora el órgano que se encargará de la gestión de las aduanas de México.

Dentro de las funciones de esta renovada agencia, se encuentran:

● La facultad de realizar visitas domiciliarias a las unidades económicas, desde el mandato del Servicio de Administración Tributaria (SAT), por lo que la ANAM está constituida como un auxiliar de esta dependencia, pero con atribuciones propias de una autoridad, esto desde la dirección, organización y funcionamiento de los servicios aduanales y de inspección.

● La ANAM está dotada de autonomía técnica, operativa, administrativa y de gestión, por lo que puede y debe ser considerada como una autoridad facultada para inspeccionar, regular y sancionar, en su caso, las irregularidades en términos de comercio exterior.

● La coordinación de esta agencia será distribuida de la siguiente manera:

- Las aduanas fronterizas, o las terrestres, serán coordinadas por la Sedena, las marítimas por la Semar y las interiores por la ANAM. Y se planea que, a diferencia del programa de Operador Económico Autorizado, en esta ocasión sí se tenga una coordinación real en el traslado de productos de punta a punta.

● En cuanto a fideicomisos, se le establecen facultades a la Sedena y a la Semar para tener acceso a lo que establece el artículo 16 de la Ley Aduanera, relacionado con la transmisión de datos, sobre todo en aduanas fronterizas y marítimas.

De tal modo y con el objetivo de regular la entrada y salida de mercancías en nuestro país, la ANAM será la encargada de dirigir, organizar y dar funcionamiento a los servicios aduanales por medio de la inspección del cumplimiento de las normas jurídicas correspondientes.

Finalmente, es importante destacar que las empresas sepan que dicho organismo podrá crear acuerdos y emitir disposiciones de carácter general, modificar resoluciones administrativas de carácter individual y retener o embargar de manera precautoria productos y mercancías de comercio exterior, entre otros factores.

Te invito a revisar mi columna anterior: ¿Cuáles son las fuentes de financiamiento que más se acoplan a los objetivos de tu empresa?

Gregorio Vázquez actualmente es director comercial en Drip Capital.

Comenta y sigue a Gregorio en Linkedin.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21