Carta Porte: ¿Estamos listos para adoptarla?

En los últimos meses, hemos sido testigos de una gran conversación en torno a un tema que ha divido opiniones. Se trata del complemento Carta Porte, cuyo objetivo es combatir la informalidad y contrabando al momento de movilizar mercancías; sin embargo, ello implica la recuperación de una cantidad importante de información, así como de procesos que pudieran parecer más complejos.

Dicho panorama, nos lleva a preguntar: ¿Cuáles son las repercusiones para el transporte como sector? Y es que vemos cierta inquietud que deriva de lo que algunos han llamado “poca flexibilidad operativa”.

El llenado de documentos por cada una de las mercancías y por cada cambio que se haga en la ruta, si bien dará mayor seguridad, también es cierto que puede colapsar los equipos de trabajo dedicados a ello. ¿En realidad estamos preparados para realizar todos estos trámites? No cabe duda de que se necesitarán equipos de capital humano más robustos, con maquinaria más eficiente para llevarlo a cabo.

En el transporte, los cambios de planes son una constante. Ajustes en la logística, quiénes conducirán tal o cual unidad, contratiempos operativos, y una infinidad de temas por solucionar. Por ejemplo, las unidades de última milla son las que se llevan el mayor reto debido a la expedición de múltiples facturas y su posterior cancelación por cada distinto punto de transbordo.

La rapidez para solucionar esos contratiempos es clave y el complemento a la Carta Porte podría implicar mayor carga administrativa y posibles colapsos logísticos.

Si bien el objetivo de la Carta Porte es preservar no solo la seguridad, sino regular el comercio informal, es imperante evaluar temas jurídicos, normativos y de operabilidad que les permitan no solo a los transportistas, sino a los equipos completos, continuar brindando un servicio eficiente. 

Los periodos de prueba, que empezaron a partir del 30 de noviembre, han sido claves para determinar qué tan viable es la versión actual del complemento y si es necesario hacer más ajustes. De entrada, ya hemos visto que antes de finalizar el 2021 se informó que habrá un periodo de transición que le permitirá a los contribuyentes puedan emitir sus facturas con el complemento y sin multas ni sanciones.

Sin duda, hay mucho que evaluar antes de poder poner una fecha fija en la que se implemente el complemento. Desde nuestra perspectiva, estos tiempos de evaluación son muy importantes para realmente detectar las áreas de oportunidad y fortalezas de esta simplificación fiscal, y así se podrá trabajar para hacerla más eficiente y benéfica para el sector.

Ricardo Díaz es Commercial Leader en Engen Capital. Cuenta con amplia experiencia en desarrollo de negocio, estrategia comercial y gestión de activos. Tiene una maestría en Marketing, otra en Economía del comportamiento, marketing y finanzas, y es licenciado en Economía.

Sigue e interactúa con Ricardo Díaz en Linkedin.

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21