Pago contra entrega o cómo eliminar el miedo de los consumidores

Hasta hace unos años el hábito de compra de las personas en prácticamente todo el mundo era igual: acudir al piso de venta, elegir su producto y adquirirlo en el momento. Lo anterior no implicaba mayores complicaciones para los involucrados; sin embargo, todo tiene una evolución y la forma en que compramos no es la excepción. Así, ante un contexto inesperado, llegó la vorágine del comercio electrónico que, ciertamente, ha sido una muestra de que la única constante en este mundo es el cambio.

Y es que precisamente 2020, año en el que el mundo cambió, consolidó al comercio en línea como uno de los canales de compra más importantes para los mexicanos. De hecho, durante ese año se mostró un aumento del 50% en la frecuencia de compra en línea de productos en comparación con los datos de 2019, de acuerdo con el Estudio de venta online 2021, publicado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

La misma AMVO, en su Estudio sobre Venta Online en Pymes, muestra que las Pequeñas y Medianas Empresas registraron un crecimiento del 100% en las ventas generadas por canales digitales y estiman que para 2022 la venta online represente cerca del 50% de sus ventas totales. La contingencia que vivimos sin duda obligó a los emprendedores a buscar nuevos caminos, principalmente digitales, que les permitieran mover su mercado y encontrar nuevos clientes. Reinventarse o morir.

Si bien nos estamos adentrando cada vez más en el mundo de las transacciones digitales, aún existen miedos en los consumidores que los pequeños empresarios deben estar preparados para disipar. Entre los temores que aún hoy frenan la decisión de compra vía Internet se encuentran la falta de confianza al compartir datos bancarios, la posibilidad de sufrir un fraude cibernético –casi al cierre de diciembre pasado la Policía cibernética ha recibido al menos 10,000 reportes- y el desconocimiento sobre el pago en efectivo.

Debido a lo anterior, el Pago Contra Entrega es una opción que convierte a los posibles compradores en consumidores reales y más si consideramos que en México la inclusión financiera aún está en ciernes, ya que solamente el 47% de la población adulta tiene una cuenta bancaria, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este método de pago beneficia a ambas partes de la cadena, clientes y vendedores. A los primeros les permite verificar el estado del producto, lo cual genera confianza y satisfacción; y a los segundos, tener liquidez inmediata, así como ampliar su presencia entre aquellos que usan el efectivo como primera forma de pago.

Y es que además de ofrecer seguridad a los clientes, el pago contra entrega podría aumentar hasta en un 33% las ventas ya que no limita la forma de pago al uso de tarjetas de crédito o débito. Sin embargo, para implementarlo de manera adecuada es necesario realizar un mapeo de cada operación lo cual puede hacerse mediante el uso de tecnología específica y aliados estratégicos que ayuden a los emprendedores en este proceso.

Si bien vivimos en una era cada vez más digitalizada, debemos pensar siempre en hacer trajes a la medida para los consumidores. Pagar en efectivo es seguro siempre y cuando se haga con transparencia además de contar con los proveedores adecuados para implementarlo. Aquellas Pymes que puedan atender los miedos de sus consumidores ofreciéndoles más opciones de pago podrán mejorar su imagen, dar buena reputación y consolidar la confianza entre los compradores.

Ashish Punj cuenta con más de 25 años de experiencia en operación logística, tecnología y emprendimiento, es CEO y fundador de Pikkop Envío Fácil, startup mexicana que ofrece soluciones logísticas para responder a las necesidades de los emprendedores y reducir las fricciones que enfrentan en la primera milla. Fundada en 2017 hoy cuenta con más de 5,000 clientes en el país y tan solo en 2020 realizaron más de 200,000 productos a todo el mundo.

Comenta y sigue a Ashish en Linkedin

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21