3 consideraciones para enfrentar crisis en cadena de suministros e impulsar la distribución

Un fantasma recorre puertos, carreteras, océanos, rutas aéreas y toda la cadena de transporte de productos a nivel global. Se trata del fantasma de la denominada crisis de suministros que las disrupciones de la pandemia han provocado en el mundo, afectando a empresas de todos tamaños, redes comerciales y consumidores. Y es que la distribución de mercancías se vio obstaculizada en 2021 a partir de la escasez de mano de obra, una reducción en la disponibilidad de barcos, almacenamiento, cierre de firmas logísticas y rebrotes de la COVID-19.

De acuerdo con los resultados del reporte “Navigator: el sentir de las empresas 2021”, de HSBC, al menos el 54% de las empresas en México esperaba interrupciones en su cadena de suministro a partir de la crisis global. Por otro lado, algunas estimaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) prevén que los problemas de la cadena de suministro global serán de corta duración, con un 2022 con grandes desafíos al respecto e incluso más allá.

Estamos en un momento clave de la distribución de mercancías para el ecosistema empresarial mexicano, donde adoptar una visión estratégica es fundamental para recibir el nuevo año con mejoras en los modelos de negocio, que permitan abordar los retos logísticos. Al fin y al cabo, las crisis también pueden ser momentos para la reinvención, transformación e innovación, algo que la crisis sanitaria nos ha demostrado como nunca antes desde el 2020.

Por ello, y a medida que la nueva normalidad permite lidiar de mejor manera con el desequilibrio en la oferta y la demanda de productos, es un buen momento de subrayar 3 tips y consideraciones estratégicas, como una de las vías para hacer frente a la crisis en la cadena de suministros e impulsar mejoras en la distribución durante el próximo año.

1. Optimizar la relación con partners de transporte

Incentivar una visión de colaboración con partners de transporte estratégicos es uno de los diferenciadores que pueden hacer más llevadera la crisis. Aquí es necesario identificar y mantener relaciones con los transportistas más confiables de la industria. Una buena práctica que recomiendan los expertos internacionales es asegurarse de que el escenario sea beneficioso para ambas partes, incluso si eso significa pagar un poco más. Esto valdrá la pena sobre todo a largo plazo, otorgando valor real al historial de confiabilidad y seguridad.

2. Redes de distribución multimodal

El mantenimiento de flotas propias es fundamental, sobre todo de vagones y camiones. Esto ayuda a controlar de mejor manera los destinos cuando un área u otra se ve afectada; a eso se le puede sumar el combinar modos de transporte. Por ejemplo, el transporte intermodal (mezcla de trenes y camiones para la misma carga) proporciona la flexibilidad que se necesita para diseñar opciones de envío eficientes y rentables, según las condiciones locales o regionales.

3. Responsabilidad compartida

Las respuestas a la crisis de suministros deben venir de varios frentes, no sólo del sector privado. Al respecto, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), elaboró una serie de recomendaciones para los actores políticos, las cuales hay que apuntalar desde las compañías privadas, sobre todo para evitar situaciones similares en el futuro. Una de ellas se refiere a aplicar acciones en torno a facilitar y digitalizar los procedimientos comerciales para motivar la resiliencia de las cadenas de suministro, como reducir el mayor contacto posible con los funcionarios de aduanas o trabajadores portuarios.

Si bien no existe una sola respuesta a un panorama tan complejo y la mayoría de los actores esperan aún momentos complicados en las cadenas de suministro, si es posible implementar una visión estratégica en cada compañía, partiendo de las necesidades de cada industria. Así, estas consideraciones pueden fungir como punto de partida para comenzar a vislumbrar un futuro un poco menos difícil y con mayores signos de recuperación en un sector tan crucial.

Alberto Ponce es director de operaciones para Simplot México & Centroamérica, compañía global en producción y distribución de alimentos congelados del mercado foodservice. Alberto sincroniza la cadena de suministro, plantas, equipos comerciales y clientes. Es responsable de la planeación de la demanda, el servicio al cliente, almacenamiento y transportación a nivel nacional; su tarea es garantizar que los productos se encuentren en los almacenes correctos para garantizar su envío en tiempo y forma.

Comenta y sigue a Alberto en Linkedin

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21