Cambios en el transporte terrestre de mercancías con el complemento Carta Porte

Más allá de lo que muchas empresas están visualizando y lo mucho que hemos escuchado sobre el complemento Carta Porte, aún hay poca conciencia sobre los efectos de este cambio. Una operación logística necesita tener fluido el transporte, deberemos buscar mitigar el impacto de este cambio para operar legalmente y no obstante permitir que la operación avance cómodamente.

El objetivo del complemento Carta Porte es evitar el tránsito de mercancías robadas, de contrabando o que no tengan razones legítimas para moverse. Pero los controles que ya se aplican con este cometido generan nuevos requerimientos, procesos, controles y pasos de información que, además de ayudar al objetivo descrito, se agregan al ya complejo entorno del transporte de mercancías.

Desafortunadamente algunas personas creen que el mundo del transporte es tan sencillo como llamar a un transportista, pedirle un camión y hacer el envío. Para quienes hemos tenido el placer de operar el transporte sabemos que este proceso es complejo y demanda un gran esfuerzo y atención de control y administración de detalles, aunados al uso de estrategias y conocimiento de la geografía, tiempos y destinos.

La nueva normativa agrega un importante cambio, adicional a toda la complejidad real de este amplio proceso, la implementación del completo Carta Porte, que solicita un proceso de carga de información y documentación como parte de un viaje.

Si bien toda esta información si se maneja como parte del traslado de mercancías, este requerimiento nos pide manejarla en tiempo real, pero con un importante cambio, el complemento Carta Porte debe generarse para que la unidad pueda salir a ruta, y para ello hay que documentar origen, destino, carga, costo, peso, cantidad transportada, entre otros muchos datos.

¿Cuál es el problema que enfrentamos con este nuevo paso que ha iniciado el pasado 1 de enero del 2022? Simplemente que ahora debe haber previsión en la carga, lo que significa que, si el plan era cargar 100 piezas en un tráiler, deberá ser exactamente lo que suba a dicho transporte, pues en caso de tener alguna variación en la carga, deberemos generar una nueva Carta Porte con el citado cambio.

La otra opción sería esperar a que se termine el proceso de carga para generar este documento, pero hacerlo de esta manera generará tiempos muertos de la unidad, punto que es contradictorio al objetivo de la empresa transportista, cuyo objetivo es que cada unidad sea lo más productiva posible, que esté en viaje el mayor tiempo posible y evitar los tiempos de espera.

Además, para todas las empresas que generan las conocidas como “rutas lecheras”, viajes que salen de un punto de origen y paran en varios puntos durante el trayecto a dejar carga parcial, ahora tendrá que tener un complemento Carta Porte que ampare cada uno de los destinos. ¿Qué pasará con uno de los temas más recurrentes de las entregas: el rechazo parcial o total de un envío?, se deberá generar un complemento Carta Porte desde el punto donde se generó el rechazo hacia cada uno de los puntos de destino de la ruta, más uno más para el viaje del destino final para el regreso al punto de origen. ¿El transportista deberá tener en cada uno de los destinos donde va a entregar una forma de poder imprimir el registro impreso? Y la implementación de los códigos de barras a corto plazo aún no está clara.

Otro tema preocupante es la exposición de datos, pues ahora estará cargada toda la información de cada flete que se haga, estará expuesto qué producto se embarca, de qué origen a qué destino, cuántas piezas o cuántas toneladas, de qué producto en particular, con qué costo, en qué línea de transporte viaja, qué unidad, económico, placas… ¿Podremos tener la certeza de que esta información no se va a fugar?

También las importaciones al salir de la aduana rumbo a destino deberán viajar con el complemento Carta Porte, que sustituirá el requisito de tener que viajar con el pedimento de importación, pues está información también deberá estar incluida dentro del nuevo requerimiento.  Si por razones de seguridad de las mercancías transportadas se hacía una parada en trayecto estacionando los contenedores para moverlos en fecha diferente a la programada, está estrategia queda bloqueada, ya que habría que hacer complemento Carta Porte por cada tramo, quedando con esto la información cargada, compartida y expuesta.

Además de los puntos comentados aquí, adicional a otros que no estamos incluyendo por razones de sencillez, hay otro tema que habrá que definir y aclarar entre empresas de transporte y empresas usuarias de transporte previo a la implementación. La administración del complemento Carta Porte necesita una estructura administrativa para controlar todos los requisitos y administrar que nada se mueva sin dicho documento, estructura que tiene un costo de operación añadido que debe absorber la empresa transportista o la empresa embarcadora ya sea de forma directa o al final a través de la tarifa del viaje, y esto afectará a los consumidores finales.

Tendremos que estar atentos a verificar si toda la complejidad, costo, y administración adicional de este nuevo requerimiento proporcionan solución al problema de seguridad e ilegalidad o solo terminan siendo una carga económica y operativa agregada para todos los actores de la red de distribución, clientes y consumidores.

Mauro Alejandro Buenfil es Ingeniero industrial por la Universidad Lasalle, cuenta con un MBA con especialidad en e-commerce. Realizó estudios de alta dirección de empresas en el IPADE y tiene una especialidad en seguridad en Israel. Ha sido director de logística de empresas como Liverpool, Elektra, Sears y Hisense (actual). Catedrático de asignatura en la Universidad Panamericana. Además de ser vicepresidente del Consejo Nacional de Ejecutivos en Logística y Cadena de suministro (Conalog) y miembro del jurado calificador del Premio Nacional de Logística.

Comenta y sigue a Mauro en Linkedin

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21