Social commerce en pospandemia: cómo vender más usando redes sociales

Cuando caminamos por alguna calle o parque es frecuente que algún vendedor ambulante se nos acerque para vendernos un producto con una “oferta” que generalmente no necesitamos. La mayoría de las veces la respuesta es un lógico “no” y cada quien sigue su camino. Algo similar ocurre cuando los negocios digitales quieren vender en redes sociales sin entender que éstas se encuentran en constante cambio, como un espejo que refleja la evolución de las preferencias de los compradores.

Hace unos años, los negocios digitales se la pasaban posteando sus precios, productos y servicios; escribían por mensajes directos y ofrecían todo, sin que los usuarios lo pidieran. Y esto era molesto. Hoy, las personas no quieren compras basadas en un argumento de venta; prefieren hacer sus propias investigaciones, a menudo en las propias redes sociales. De hecho, casi seis de cada diez clientes que utilizan las redes sociales para interactuar con una marca sienten una conexión más duradera con ella, siempre y cuando ésta no sea invasiva, sino útil.

Las necesidades del ecosistema

En el contexto de la pandemia, las redes sociales se convirtieron en un canal de ventas muy popular. El llamado social commerce (comercio electrónico en redes sociales) creció rápidamente y de acuerdo con un reporte de Paypal, uno de cada tres consumidores y la misma cantidad de negocios lo utilizan con una proyección a que esto crezca aún más.

De ahí que las redes sociales representen una gran oportunidad, siempre y cuando las tiendas impulsen estrategias que correspondan a las necesidades actuales del sector. De hecho, actualmente la mayoría de los consumidores piensa que las marcas deberían ayudarlos en su vida diaria, y qué mejor que las redes sociales para establecer estos canales de ayuda. Aunado a ello, siempre hay que tener en mente que las personas compran en línea esperando una entrega rápida y confiable en sus productos, sin daños ni una logística fastidiosa

Este último factor es determinante, pues seis de cada diez usuarios manifiestan que uno de los motivadores de su compra es, precisamente, recibir los productos en su domicilio debido a la comodidad, mientras que los puntos en el arroz de esta preferencia es que sus compras lleguen dañadas o maltratadas, que no se cumplan los tiempos de entrega o que el producto llegue incompleto, en ese orden de relevancia, por lo que una buena logística es un punto vital.

Claves para el social commerce

De acuerdo con el estudio “Tendencias de las Redes Sociales 2021”, de HubSpot, las repercusiones de la pandemia se sentirán a largo plazo. Las secuelas de la COVID-19 probablemente persistirán y será difícil que los consumidores se olviden de la emergencia sanitaria. Por ello, las marcas deberán adaptar sus comunicaciones con esto en mente, en un ambiente definido por cuatro claves que aún determinan las conversaciones en redes sociales:

  • Comunidad
  • Sin contacto
  • Higiene
  • Compasión

De esta manera, las acciones de marketing en redes sociales deberán centrarse en estos pilares. No hay que olvidar que, en su búsqueda de información y para mantener un sentido de tranquilidad durante la crisis, los consumidores recurren a las marcas.

A cada cual según su personalidad

Finalmente, es importante reconocer que, aunque la tendencia de los negocios digitales sea tener una presencia activa en todas las redes sociales, lo ideal es hacerlo de manera estratégica y eso implica entender la naturaleza y la personalidad de cada una. Desde luego que no es lo mismo la formalidad empresarial que permea a LinkedIn, que el humor en Facebook, la estética de Pinterest e Instagram, el compromiso de Twitter o la inmediatez visual de TikTok. Cada una implica un tipo y cantidad de posteos distintos, hashtags y formatos.

Sin duda, las redes sociales seguirán evolucionando al tiempo que los negocios digitales lo hacen. Si bien no se trata de los únicos canales para el e-commerce, sí se posicionan como uno de los escaparates más relevantes, donde contar con aliados logísticos digitales, una adecuada estrategia de comunicación y un enfoque en la experiencia hacen toda la diferencia. Y es que actualmente, los usuarios “caminan” de post en post, esperando que las tiendas no sean ese desconocido que se acerca en la calle para vender algo, sino un amigo confiable que entienda sus necesidades, lo cuide y aconseje.

Revisa mi columna anterior: ¿Cómo mejorar el fulfillment en el comercio electrónico?

Oscar Victorin es cofundador & CEO de SkydropX.

Comenta y sigue a Oscar Victorin en Linkedin

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21