Como empresa de última milla, ¿cuál es el reto para llegar a más Pymes?

En la era del comercio digital, el impulso tecnológico hacia los diferentes giros está llevando a la necesidad de que los negocios que sobrevivieron al inicio de la pandemia, o que hoy están resurgiendo para reiniciar los motores económicos de México, cuenten, casi de forma obligatoria, con al menos un canal de venta en línea y un servicio de entregas a domicilio.

De entre todos ellos, hay un sector que supo aprovechar el boom del servicio a domicilio que llegó por la pandemia, pero que aún no termina de adaptarse a los modelos potenciados por tecnología móvil, y es el de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), las cuales son responsables de más del 70% del empleo en México y que aportan más del 50% anual del PIB, de acuerdo con datos de BBVA.

Hoy, la gran oportunidad para las empresas que realizamos entregas de última milla se encuentra en el segmento de los pequeños comercios, quienes antes de la pandemia no tenían acceso o no estaban familiarizados con el mundo electrónico y sus complementos.

Y aunque en el 2020 la participación de estas empresas en el e-commerce o en las entregas a domicilio por aplicación se aceleró en proporción de 3 años, todavía hay Pymes que hoy se mantienen operando en modelos tradicionales, situación que ha frenado o impedido su crecimiento.

La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) tiene registrado que, en el 2021, 6 de cada 10 Pymes venden en línea, no obstante, ese 40% restante sigue siendo importante para consolidar los modelos digitales en México. Negocios como tlapalerías, papelerías y microempresas dedicadas a la preparación de alimentos todavía siguen entregando en bicicletas a un radio de 2 a 3 cuadras de donde se ubican, sin ver el panorama completo y arriesgando a estancarse o cerrar como lo hicieron más de un millón de Pymes, de acuerdo con la encuesta ECOVID-IE del INEGI.

El reto para nosotros como empresas logísticas de última milla está en seguir presentando y demostrando la efectividad de nuestros servicios, convirtiéndonos no sólo en aliados de empresas de gran distribución (algunas de las cuales, incluso cuentan con sus propias flotillas de entrega), sino ayudar a estos negocios a satisfacer la necesidad de entregar, de manera rápida y segura sus productos a las manos de los consumidores finales, mejorando su experiencia de cliente y cerrando un ciclo de crecimiento para ambos lados.

Otro desafío que hemos enfrentado es que, en ocasiones, muchas Pymes todavía tienen la idea de que los envíos y la logística son para firmas grandes o que las entregas por aplicación resultan caras, inseguras o complicadas para insertar en un modelo pequeño de economía, y por eso optan por utilizar paquetería tradicional que generalmente tiene mayor costo. Este es el momento donde las plataformas de última milla debemos levantar la mano y dar confianza a los pequeños negociantes para convertirnos en aliados y ayudarlos a implementar un servicio intuitivo, sin contratos ni pedidos mínimos, donde se cobre por ruta o kilometraje, con la finalidad de ahorrarle tiempos logísticos y costos de operación, permitiendo a los microempresarios enfocarse en desarrollar su modelo de negocio.

Para lograrlo, es necesario ajustar nuestras herramientas y saberlas implementar en cada sector que necesite una solución de envíos, ya sea por medio de flexibilidad en las tarifas o en el valor agregado que tenemos como aplicación móvil, es decir, entregas bajo demanda, paradas múltiples, rutas optimizadas y comunicación a tiempo real.

La oportunidad de mercado está ahí, en las poco más de 4.9 millones de Pymes mexicanas que requieren llegar a los consumidores con entregas eficientes, las cuales representan nuestro principal negocio, ya que prácticamente el 90% de las entregas son B2B. Al inicio de la pandemia, no se podía recibir clientes de forma presencial, así que tuvimos que crear nuevas estrategias de omnicanalidad y apoyarlas con la integración entre sus ventas online y sus plataformas, a través de entregas de última milla.

A pesar del crecimiento y las oportunidades que el e-commerce y la última milla han generado en el sector Pymes, aún hace falta trabajar en el desarrollo de planes para atraer a 4 de 10 negocios que aún no venden en línea y, por ende, no tienen repartos a domicilio. Aunque los negocios han vuelto a abrir sus puertas, el universo de la distribución digital está en su mayor etapa de crecimiento, y más que bajar la intensidad, hoy trabajamos en equipo con todas las empresas, pero si en verdad queremos lograr el impacto deseado, es imprescindible seguir esforzándonos y llegar a ese 40% de Pymes que nos necesitan... pero aún no lo saben.

Alberto Go actualmente es gerente regional de Lalamove en América Latina

Conecta y comenta con Albert Go en Linkedin

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21