Adelantar pagos a facturas de proveedores para superar la crisis sin endeudarse, ¿es posible?

El financiamiento juega un rol importante como herramienta para el nacimiento, desarrollo y mantenimiento de empresas de cualquier sector, pues al pensar en los procesos de la cadena de suministro, este puede ser un aliado incondicional para mejorar aspectos como la competitividad y el acceso a capital de trabajo, aun en tiempos de crisis o incertidumbre económica.

De acuerdo con Banco de México (Banxico), para el primer trimestre de 2021, el 20% de las empresas utilizó nuevos créditos bancarios y la necesidad de capital de trabajo fue la principal razón por la que las empresas recurren a fuentes de financiamiento, esto según el 76% de los encuestados por Banxico.

Por otro lado, el mismo estudio señala que las fuentes de financiamiento más usadas fueron para proveedores y la banca comercial, por lo que es común encontrar problemas propios del financiamiento tradicional, como la adquisición de nuevas deudas y la reducción de liquidez.

De manera análoga, el número de compañías que buscan una fuente de financiamiento se vio afectado rotundamente por la crisis sanitaria por la COVID-19, la cual aún genera estragos financieros en las empresas mexicanas, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

De acuerdo con la “Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por COVID-19 en las Empresas (ECOVID-IE)”, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el año pasado, el 85.5% de las empresas registró afectaciones derivadas de la pandemia, hecho que se vio reflejado en las más de un millón de empresas micro, pequeñas y medianas que se vieron forzadas a cerrar; 44.9% se vieron obligadas a reducir su personal y 49.7% tuvieron que reducir sueldos y prestaciones de sus equipos de trabajo.

En este sentido, las empresas presentaron 2 situaciones que afectaron (y afectan) su salud financiera: por una parte, aquellos que producen no cuentan con la capacidad de mantener pasivos a largo y mediano plazo, mientras que, por otro lado, para el comprador se volvió indispensable adquirir mercancías y pagarlas en el mayor plazo posible.

De acuerdo con Banxico, el 80% de las empresas nacionales se financia mediante este recurso y busca alargar plazos de pago lo más posible.

Este hecho se ha visto agravado el último año y el presente debido a que la misma encuesta sobre el impacto de la pandemia en las empresas, del Inegi, da cuenta de que, en la peor parte de la pandemia, en abril del 2021, hasta el 55.1% de las empresas se vio en la necesidad de solicitar el aplazamiento de pago a créditos o servicios, mismo que se contrajo al 31.4% para febrero del 2021; sigue siendo una porción elevada.

Tener la liquidez financiera suficiente para mantener a flote las operaciones de las compañías en el corto plazo, sin la necesidad de esperar de 1 a 4 meses para realizar el pago de una factura, es un hecho que puede afectar tanto a quien vende como a quien compra, lo que trae afectaciones a la cadena de suministro y ralentiza la actividad económica.

Factoraje inverso, una herramienta de financiamiento

De tal modo, el factoraje inverso se ha posicionado como una alternativa efectiva a las fuentes de financiamiento tradicionales, pues al ser un modelo donde un comprador paga de inmediato a su proveedor, evita deuda y agiliza el flujo de liquidez de las compañías que participan de él, al tiempo que puede beneficiar a ambos actores. De este modo se ha dado empuje a la cadena de valor de las compañías.

El factoraje inverso (conocido también como factoraje a proveedores) es una transacción comercial, no de crédito, en la que un comprador de mercancías realiza un pago anticipado, que puede ser de inmediato a la compra de los insumos, a su proveedor, a través de una empresa especializada o una institución financiera, sea tradicional o fintech.

En estos casos, el cliente del factoraje será la empresa que compra mercancías, la cual realiza adquisiciones y encuentra en el factor (la institución que provee el financiamiento) la liquidez necesaria para que su proveedor pueda seguir produciendo las mercancías o bienes que este necesita.

Es decir, el proveedor recibe el pago inmediato o adelantado de su factura por parte del factor (sin la necesidad de esperar 30, 60, 90 o hasta 120 días). Para que, finalmente el comprador pague esta factura, en el plazo establecido a la empresa de factoraje, en donde cabe destacar, empresas especializadas en financiamiento por factoraje absorben las cuentas por pagar y otorgan plazos adicionales para completar pagos.

Dicho de forma sencilla, el objetivo del factoraje inverso es adelantar los pagos de facturas que un comprador va a pagar a crédito, lo que conlleva a la empresa a acceder a capital de trabajo, con lo que puede incrementar sus ventas, mantener a su equipo de trabajo y sus gastos corrientes, sin asumir riesgos.

Si se requiere la contratación de servicios de factoraje inverso es importante tomar en cuenta los siguientes puntos con el fin de optimizar resultados:

  • El factor debe ofrecer a tu proveedor acceso casi inmediato al efectivo, recibiendo como garantía de pago únicamente las facturas a pagar.
  • En el factoraje financiero no se aplican los colaterales como garantía de pago de facturas.
  • Este tipo de transacciones no deben representar una deuda para la empresa o el proveedor, dado que se trata de un trato comercial, no de un préstamo o un crédito.
  • Se debe tener clara la capacidad de pago de la compañía, con el fin de proporcionar plazos asequibles.
  • La empresa de factoraje puede permitir la ampliación de pagos de las facturas.

Finalmente, con el uso del factoraje inverso se espera que las empresas puedan tener acceso oportuno a flujo de efectivo mediante facturas o inventario, además de hacer más eficiente los procesos de la cadena de suministro, mejorar la liquidez de las empresas, no contraer deuda derivada del financiamiento y que se pueda mantener o extender los periodos de pago a proveedores sin afectar la operación de ninguna de las empresas en la ecuación.

Te invito a revisar mi columna anterior: Ante la actual crisis, industria automotriz debe afianzar relación con proveedores

Gregorio Vázquez actualmente es director comercial en Drip Capital.

Comenta y sigue a Gregorio en Linkedin.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21