Crisis mundial de contenedores: causas y consecuencias para México

El transporte marítimo representa alrededor de un 80% para el movimiento de mercancías del comercio mundial, por lo tanto, su relevancia es notable y cualquier afectación puede reflejarse de forma casi inmediata.

Hoy estamos ante una gran crisis por la escasez de contenedores para el transporte marítimo, y es importante hacer un recuento de las causas y consecuencias que nos han llevado a tener incrementos de hasta el 900% en costos de transportación, y retrasos en toda la cadena global de suministro.

Orígenes de la escasez de contenedores

En origen, al venir de un año 2020 con la mayoría de las economías cerradas alrededor del mundo, se debe mencionar que China fue uno de los primeros países en reactivar sus exportaciones con destino a los grandes mercados de Europa y Estados Unidos.

Asimismo, los puertos europeos y norteamericanos aún carecían de las condiciones para operar en su total capacidad debido a la falta de personal por consecuencia de la pandemia y por las respectivas medidas sanitarias. En otras palabras, en Occidente las economías no estaban en su totalidad abiertas al intercambio comercial, creando un desequilibrio entre oferta y demanda.

Cabe mencionar que el comercio internacional depende en gran medida de la combinación de todos los eslabones en la cadena de suministro; fábricas, materias primas, medios energéticos, puertos, aeropuertos y centros de consumo deben de estar funcionando en plenitud para evitar interrumpir la cadena de valor.

En ese sentido, durante el año 2020 y 2021, diversas naciones se han visto afectadas de forma importante en la fabricación de manufacturas, en la dificultad de abrir sus lugares de trabajo y en términos generales de reactivar su economía cotidiana. Por ese motivo, es conveniente determinar las siguientes causas de la crisis:

  • Desequilibrio en la oferta y la demanda internacional.
  • Puertos en China reactivaron primero sus exportaciones.
  • Puertos en Europa y Estados Unidos tardaron más en reactivarse.
  • Industrias de los países europeos y norteamericanos aún sin operar en su total capacidad.
  • Bloqueo temporal en el Canal de Suez (agravó estrés portuario).

Actualmente, el ojo del huracán de la crisis mundial de contenedores se encuentra en las rutas de los puertos chinos hacia la costa oeste de los Estados Unidos, en particular la congestión masiva del puerto de Los Ángeles-Long Beach en el estado de California. Por esa razón, los contenedores se quedan apilados en los puertos de occidente sin mayor utilidad, creando cuellos de botella, retrasos y encarecimiento de los procesos.

Un principio interesante para la logística internacional es el doble flujo de mercancías, básicamente un contendor de exportación lleno debería de regresar para su importación lleno. Al no cumplirse este principio por las causas antes expuestas, y derivado de la lenta reactivación económica global, podemos determinar las siguientes consecuencias:

  • Incremento en las tarifas de transportación marítima contenerizada.
  • Escasez de contenedores y falta de disponibilidad de equipos.
  • Cuellos de botella en puertos.
  • Propuestas para México en el contexto actual de escasez de contenedores:

1. Reorientación del comercio internacional

Una primera propuesta desde el punto de vista de los importadores es ver las oportunidades en los mercados regionales cercanos, ya que es una realidad que el comercio mundial se está reorganizando y con más frecuencia las empresas buscarán opciones de proveeduría no tan lejana.

Por la posición geográfica de México y ante un contexto de precios de transportación internacional (marítimo y aéreo) tan elevados. La idea de consolidar a nuestro país como una plataforma logística global vuelve a cobrar mucho sentido.  El considerable ahorro en costos logísticos puede atraer a un buen número de empresas norteamericanas, europeas e inclusive asiáticas al territorio mexicano. Aquí hay una buena oportunidad para el país.

Desde el punto de vista de los exportadores, la respuesta puede ser la reorientación e incremento de la oferta exportable hacia los mercados atractivos del gran Caribe y la región de Centroamérica tales como Guatemala, Costa Rica o la República Dominicana. En las rutas de navegación de corta distancia la crisis de la escasez de contenedores no ha sido tan grave y se mantienen tarifas competitivas.

2. Diversificación de carga a puertos mexicanos

En el corto plazo, una de las estrategias puede ser la de diversificar algunas rutas que ahora mismo se dirigen al puerto de Long Beach, y ofrecer otras alternativas como son la mayoría de los puertos en los litorales mexicanos.

Es evidente que la tarea es monumental, y no existen otros puertos con la capacidad de infraestructura o fuerza laboral de Long Beach en Estados Unidos, pero diversificar algunas cargas a puertos como Ensenada, Manzanillo o incluso el puerto de Veracruz a través del canal de Panamá pueden ser opciones. 

Por último, vale la pena mencionar que estamos ante un tema de alta relevancia para toda la industria y planta productiva nacional, pues los costos de logística son fundamentales para la competitividad, mismos que le permiten a México participar en las cadenas globales de valor.

Revisa mi columna anterior: Sur-sureste de México: La oportunidad en el T-MEC

Abraham Weller es fundador de Global Exports, primer centro de investigación veracruzano encaminado al estudio de la atracción de inversión nacional-extranjera y fomento de las exportaciones.

Comenta y sígueme en Twitter: @AbrahamWellerJr / @globalexports_