Ante la actual crisis, industria automotriz debe afianzar relación con proveedores

Durante los últimos meses, la industria automotriz ha enfrentado una serie de retos y desafíos para sobrellevar la crisis económica la cual ha impactado a todos los eslabones de la cadena de suministro debido a la escasez global de semiconductores, bloqueos o inactividad en puertos clave a nivel mundial, y ha provocado una reducción del 26.5% en la producción de autos en nuestro país. 

¿Por qué es importante conversar sobre esta industria? En 2020 este sector aportó el 20% del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero y el 3.8% del PIB nacional, consolidándose como uno de los principales motores del crecimiento económico de México, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Por ello y, ante este complejo panorama económico, la industria automotriz debe buscar nuevas oportunidades de desarrollo, como pueden ser el fortalecimiento de la cadena de valor y suministro, misma que involucra una red de procesos llevados a cabo a través de una planeación estratégica, para la creación del ciclo de producción y servicio automotriz, en gran parte gracias a los proveedores mexicanos.

De tal modo, el sector automotriz mexicano ha sido impulsado por la presencia de empresas armadoras de vehículos dedicadas a actividades como ensamble y blindaje, con los más altos estándares de calidad a nivel internacional.

Razón que lleva a que, hoy más que nunca, las empresas pertenecientes al sector automotor afiancen su relación con los proveedores y socios estratégicos que forman parte de su cadena de valor, a través de soluciones y acciones concretas que mitiguen los retos que enfrenta la industria.

Esto incluye tener en cuenta que los proveedores son un factor clave para el mantenimiento y crecimiento de sus negocios. En esta coyuntura es importante recordar que una buena y eficiente relación con estos puede garantizar una alta rentabilidad para las empresas involucradas en el sector, en el fortalecimiento de una relación costo-beneficio y hacer a las empresas más competitivas.

Aunado a ello, a través de los proveedores la empresa puede estar en constante innovación, con el uso de materias primas más eficientes, garantizando la calidad para atender la producción de la manera más organizada.

Sin embargo, en momentos de incertidumbre como el que atravesamos, los proveedores suelen convertirse en uno de los eslabones más debilitados e impactados, pues ante una considerable disminución en la producción automotriz, se desacelera la cadena de valor y no pocas Pymes se ven obligadas a suspender la venta de sus productos, ocasionando importantes pérdidas económicas y una complicada recuperación.

¿Cómo mejorar esta situación?

Si bien es cierto que las empresas deben contar con liquidez suficiente, a manera de previsión, para enfrentar esta serie de eventualidades, en la práctica no siempre es posible.

En este sentido, los proveedores mexicanos, al no contar con la demanda adecuada para vender sus productos corren el riesgo de no tener solvencia económica para pagar nóminas, continuar con la producción de materias primas o adquirir nuevas mercancías, sumado a que es posible que el pago de sus facturas se vea atrasado o hasta suprimido, en el peor de los casos.

En Drip Capital identificamos algunas soluciones que ayudarán a empresas y proveedores a mitigar los riesgos que ha generado la crisis que atravesamos:

Programas de Desarrollo de Proveedores

Sin duda, afianzar la relación con proveedores permitirá que la empresa cree acuerdos favorables y prácticas ganar-ganar. De manera análoga, es importante que las empresas sean conscientes de los retos externos e internos que puedan presentarse.

Es importante la creación de un Programa de Desarrollo de Proveedores en el que se identifique la capacidad del proveedor y los puntos clave de mejora para dicha relación, establecer cierta frecuencia para rubros y puntos a evaluar, sistemas de capacitación, seguimientos y auditoría con base en las necesidades de la empresa.

Asimismo, existen sistemas de financiamiento que garantizan la solidez económica y operativa del proveedor y que tienen que ser considerados dentro del programa de desarrollo.

Factoraje como solución para financiamiento

Para situaciones como la escasez de insumos, por ejemplo, los semiconductores, y la reducción en la producción de automóviles, en donde el flujo de efectivo de proveedores se ve afectado, existen alternativas en financiamiento como el factoraje para proveedores.

Este método permite a las empresas compradoras apoyar a sus proveedores a través del adelanto de pagos de facturas que serían pagadas en periodos extendidos, sin que la compañía adquiera algún tipo de deuda o pasivo, mientras la empresa compradora extiende o mantiene los plazos de crédito o cuentas por pagar.

Exportaciones virtuales

Por otro lado, las operaciones virtuales de comercio son una alternativa impulsada por el programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicio de Exportación (IMMEX), consiste en transacciones que se realizan solo en papel sobre insumos que se venden a extranjeros que operan en México, mediante ensambladoras o maquilas. Es decir, una transferencia de mercancías sólo con documentos y facturas que salen del país cuando el producto está terminado.

Esto significa que cuando en México se fabrique un automóvil que sea exportado al extranjero, este producto no generará impuestos siempre y cuando México importe la materia prima, la utilice para el armado del producto terminado y lo exporte de vuelta al extranjero.

Cabe destacar que estos beneficios fiscales al proveedor mexicano son una gran ventaja competitiva en materia de comercio internacional y pueden representar una solución viable en el panorama actual.

Los proveedores son un aliado estratégico para el sector automotriz, pues con ellos se inician las operaciones que posteriormente acabarán con la venta al consumidor final.

Si la empresa crece, el proveedor crece y si el proveedor crece, la empresa puede crecer también. Por ello, tener una buena relación con proveedores permitirá la generación de oportunidades y sinergias a favor de los intereses comerciales de ambas partes.

Te invito a revisar mi columna anterior: ¿Cómo prepararte para el peak season en medio de la crisis de contenedores?

Gregorio Vázquez actualmente es director comercial en Drip Capital.

Comenta y sigue a Gregorio en Linkedin.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21