El impacto de la COVID

El jueves de la última semana de julio, el Inegi publicó las cifras preliminares de su estadística de mortalidad para el año 2020, mencionando que sus cifras definitivas las publicará durante el mes de octubre de este año.

Inegi - Covid-19

Para conocer el impacto de esta pandemia, lo conducente es comparar el número de fallecimientos esperados para el año 2020 y compararlos contra los fallecimientos reportados. Hay diferentes formas de calcular esos fallecimientos esperados, siguiendo el método actuarial del Inegi que muestra al final de su reporte, o un método más simple como el mostrado en la gráfica arriba a partir del promedio de incrementos porcentuales de los últimos años. Usando este último método, los fallecimientos esperados para el año 2020 eran de 770,230 personas.

A partir de ese dato esperado, vemos que el impacto de la pandemia de COVID-19 en nuestro país fue de un exceso de fallecimientos de 315,864 personas. 

La información del Inegi muestra que el incremento de mortalidad sobre la mortalidad esperada se explica básicamente por el incremento en 4 grupos de enfermedades; su estadística muestra también disminución en otras enfermedades y muertes no relacionadas con enfermedades como los homicidios y los accidentes, ambas mostrando disminuciones:

Inegi - Covid-19

¿Cómo explicarse el aumento en esos tres grupos de enfermedades de forma tan importante por encima de la mortalidad esperada por grupo de enfermedades?

Cuatro son las explicaciones que se forman en mi mente para entender lo que sucedió:

  • El COVID saturó algunos hospitales a la vez que la población sintió temor por acudir a ellos, por lo que la atención médica se redujo y sucedieron fallecimientos que en situación normal no hubieran sucedido
  • El gasto en atención al COVID consumió recursos monetarios que redujeron los recursos para medicamentos en general, por lo que, debido a la falta de ellos, más personas enfermas fallecieron.
  • Los datos asentados en muchas actas de defunción no reflejan la causa real del fallecimiento, pues solo al 1.1% de los fallecidos por enfermedad se les realiza una necropsia, en muchas ocasiones el certificado se llena con datos de la causa de muerte que proporciona un allegado al fallecido, en otros casos se evitó indicar COVID como causa de la muerte para permitir una velación y sepelio “normales”, entre otras.
  • Las tres anteriores.

De acuerdo con el Inegi, sus datos estadísticos tienen como fuentes los registros administrativos de defunciones, generados a partir del certificado de defunción, mismas que se complementan con las actas de defunción, también suministradas por las Oficialías del Registro Civil y con los cuadernos estadísticos de mortalidad, suministrados por las Agencias del Ministerio Público.

Tomando como válidos los datos de Inegi de 201,163 fallecidos por COVID en 2020, la cifra es casi 60% superior a la reportada por la Secretaría de Salud al 31 de diciembre de 2020 con 125,847 fallecidos. La diferencia de metodología y velocidad de captura de los datos hacen la diferencia. Como dato curioso los datos de la Secretaría de Salud al 27 de marzo de 2021 indican un total de fallecimientos de 201,429 personas.

Mis conclusiones del reporte preliminar del Inegi:

  • La sociedad debiéramos exigir a la Secretaría de Salud una explicación sobre los altísimos incrementos de fallecimientos en los tres grupos de enfermedades mencionadas, para saber las causas que los originaron y prevenir su recurrencia.
  • El altísimo incremento sobre la mortalidad esperada en enfermedades del corazón y diabetes mellitus es una alerta para revisar los procedimientos que siguen los médicos legistas al llenar las actas de defunción cuando no hay una necropsia de por medio.
  • El altísimo incremento en fallecimientos por neumonía e influenza pudiera sumarse a las muertes por COVID por un diagnóstico erróneo.
  • Muchas más personas han fallecido por COVID que las que nos ha anunciado en su reporte diario que al cierre del 29 de julio reportaba 239,997 personas; si la proporción al 31 de diciembre se mantuviera, la cifra real pudiera llegar a más de 383,000 personas fallecidas por COVID 19 en nuestro país.
  • En 2020 la pandemia de COVID adelantó el fallecimiento de más de 315,864 madres, padres, hermanos, familiares, amigos, compañeros de trabajo, enlutando a muchas familias.

Descansen en Paz.

El autor es director de Tecnología para el Transporte SALS.

Comenta y síguenos: 

Comenta y síguenos en Twitter: @Salvsaavedra / @GrupoT21