¿Estamos preparados para considerar soluciones robóticas en nuestras empresas?

Desde su origen el hombre ha vivido con una necesidad constante de encontrar soluciones que faciliten llevar a cabo sus actividades cotidianas en la vida diaria. Desde la invención de la rueda, la creación de poleas, la máquina de vapor, las herramientas colaborativas se han ido sumando para dar origen a la producción industrial.

A partir de las últimas décadas esta evolución ha sido constante, acelerada y disruptiva, sobre todo a partir del surgimiento de la robótica industrial, la cual ha sido eje esencial de la era de la industria 4.0, también conocida como Revolución Industrial. Sin embargo, todo empezó mucho antes de lo que pensamos, en los años 30 el estudiante británico Bill Taylor creó el robot Gargantua, una máquina con forma de grúa que se utilizó para apilar bloques de madera en patrones programados, -pick&place como se le llama en el argot industrial- y que fue construido con piezas de juguete. Siendo estos los primeros indicios de robots para uso industrial y para ocio.

A partir de ese momento la búsqueda e innovación robótica no se ha detenido. El uso de robots industriales de gran tamaño se dio tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, hasta llegar a los años 80 que se considera el inicio de la era robótica, comenzando a surgir la robótica inteligente que ha permitido a estas máquinas ganar independencia en sus tareas, convirtiéndose en herramientas colaborativas, e incluso tomando decisiones en tiempo real.

Una de las industrias en las que han jugado un papel relevante es la logística, pues a medida que los clientes necesitan un procesamiento de pedidos más eficiente, más preciso e inmediato es fundamental para los centros de distribución implementar sistemas robóticos que eviten dificultades para mantener el ritmo de la operación, siendo sistemas que se integran a la perfección en la operación como parte de soluciones flexibles, adaptables y modulares.

Pero ¿estamos listos para evolucionar a este modelo de automatización robotizado? Existen muchas regiones del mundo, principalmente Europa, Asia o Estados Unidos en los que los robots se han convertido en elementos clave de la operación. Sin embargo, en México existen aún muchas áreas de oportunidad para llegar a ese nivel de madurez tecnológica.

Entre las principales limitantes que han contenido la expansión de esta tecnología se encuentra el costo de inversión. Sin embargo, esto debería pasar a un segundo plano cuando se anteponen los beneficios que puede generar.

De acuerdo con un estudio reciente de Deloitte “The robots are ready. Are you?”, entre las principales ventajas que han experimentado las organizaciones que han llevado a cabo una correcta transición hacia la robotización se encuentran la reducción de costos (un 59%), la reducción drástica de errores y un incremento de la calidad (90%), un aumento de la productividad (86%) y un alto cumplimiento (92%), entre otros.

Aunado a ello, el mismo reporte indica que el retorno sobre la inversión de la implementación de este tipo de procesos es muy alto. De acuerdo con las compañías encuestadas que han incorporado estos procesos, el periodo de amortización promedio es de 9.3 meses, mientras que el ROI logrado por aquellas que ya tienen un sistema implantado a nivel global ha sido de 11.5 meses.

Algunas soluciones que son atractivas en los centros de distribución están asociados al uso de tecnología sofisticada de visión para distinguir entre diferentes unidades de inventario y tomar decisiones inmediatas, seleccionando insumos de diferentes pesos y tamaños. También existen los sistemas robotizados que trabajan 24 horas del día, los 7 días de la semana aumentando la productividad al asignar más tareas repetitivas, o como la implementación de modelos de arquitectura modular permite, actualizaciones de elementos específicos a medida que surgen nuevas soluciones teniendo siempre a los robots vigilados y actualizados.

Sin duda la era de la robótica está lejos de detenerse, creciendo a pasos agigantados, para responder de manera adecuada a las demandas de los nuevos consumidores. La globalización ha obligado a las empresas a pensar desde una perspectiva mundial, sin límites o fronteras que los limiten para ser accesibles, aunado a mantener y adecuar su productividad y eficiencia para satisfacer los picos de demanda con un manejo correcto de inventario. La automatización robotizada es crucial para producir mayor cantidad a menor precio, permite solucionar problemas de manera efectiva y minimiza los errores en los procesos, facilitando la vida de las compañías y sus colaboradores al facilitar su trabajo.

Te invito a leer mi columna anterior: El aporte de la automatización a la sostenibilidad 4.0

Felipe Reséndiz actualmente es director general en Dematic

Comenta y sigue a Felipe Reséndiz en Linkedin

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21