Inversión en IA, clave para el desarrollo logístico en México

De acuerdo a un estudio realizado por la International Data Corporation (IDC), se estima que para el año 2023 la industria logística global aumentará su inversión en Inteligencia Artificial (IA) en un 250 por ciento. Y es que sin duda el sector se viene posicionando desde hace un tiempo en una de las puntas de lanza en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías a su gestión diaria.

Y eso no debería extrañarnos, los efectos de un 2020 marcado por la pandemia y las restricciones se hicieron sentir en un rubro que debió responder a una presión inédita en su historia. Los que mejor respondieron a la “tormenta perfecta” fueron quienes habían adelantado la tarea incluyendo elementos de vanguardia a sus procesos, pudiendo enfrentar un aumento exponencial de la demanda y controlando gastos en un momento de incertidumbre.

En esta lógica, la Inteligencia Artificial ofrece un potencial clave: anticipar eventos, mitigar riesgos, mejorar y planificar rutas, pronosticar demandas, además de analizar la capacidad de respuesta y ofrecer soluciones en tiempo real. Hoy, la IA está transformando toda la gestión de la cadena de suministro, desde el primer clic de compra hasta el despacho al cliente final, reduciendo significativamente los costos, los tiempos y optimizando las operaciones. Todo esto, gracias a la capacidad de aprendizaje automático que se logra, por medio del procesamiento de información de valor.

Pero lo cierto es que no estamos planteando ninguna novedad disruptiva, es parte de nuestro presente. Para ser claros, la incorporación de IA ya no es una ventaja, es un piso mínimo desde el cual debemos seguir avanzando para lograr mantenernos en una industria cada vez más competitiva y globalizada. Un estudio realizado por Accenture en el 2020 arrojó que en México sólo un 62% de las empresas están adoptando IA, una cifra que, aunque similar a la de otros país de la región, es preocupante si se tiene en consideración que el promedio mundial fue de 73 por ciento.

No olvidemos que, según el Índice de Desempeño Logístico elaborado por el Banco Mundial, nuestro país se encuentra en el puesto 3 del ranking en la región, ubicándose en el puesto 51 a nivel global, lo que supone una exigencia de peso si se quiere continuar avanzando en el desarrollo productivo de México.

A su vez, a nivel mundial cada día se consolida una tendencia que apunta a que estas operaciones se realicen de manera menos invasiva y contaminante, es decir, el concepto de logística verde toma aún más relevancia con estas nuevas tecnologías, las que entregan optimizaciones fundamentales para que la gestión sea lo más “limpia” posible. En esto, la Inteligencia Artificial, el Machine Learning, el IoT y el Deep Machine, tienen mucho que aportar a la cadena de suministros.

Ejemplos claros de esto son las apuestas por vehículos autónomos que desde hace unos años se han implementado en la industria minera o la incorporación de medidores de ruta de flota, que permiten calcular mejor el trayecto de acuerdo a datos meteorológicos, volúmenes de carga, medidores de combustible e instrumentos geo-referenciales, entre otros.

Los desafíos en materia de desarrollo tecnológico que enfrentan México y la región están marcados por un contexto de alta complejidad en lo económico que aún experimenta los efectos de la crisis sanitaria. Sin embargo, la inversión y convicción en la incorporación de IA será fundamental para seguir desarrollando la última milla.

Revisa mi columna anterior: Entregas el mismo día: una oportunidad para reforzar la fidelidad con los clientes

Sebastián Ojeda actualmente es CEO de Beetrack

Comenta y sigue a Sebastián Ojeda en LinkedIn