Buscando la equidad de género

Desde mi punto de vista, la desigualdad de género debe ser considerada por las empresas como un gran problema a resolver de acuerdo a sus políticas de trabajo. Debemos entender que es un tema que afecta no sólo a nuestro entorno empresarial cercano, sino a la sociedad en su conjunto, pues a las empresas las forman seres humanos que si no obtienen igualdad de trato y remuneraciones, afectará sensiblemente a sus familias en la parte social, cultural, económica y profesional. 

Desafortunadamente, la discriminación en el mercado laboral continúa siendo una realidad en todos los sectores de la economía. Esto genera políticas de selección que buscan que la plantilla de directivos y trabajadores sea mayoritariamente masculina, así como salarios distintos entre hombres y mujeres realizando aún las mismas tareas. 

De esta forma, la demanda de trabajo no brinda igualdad de oportunidades a quienes aspiran obtener un empleo, ya que basan su contratación en el género y no en las capacidades o aptitudes que los postulantes poseen.

Sin duda que la conmemoración del Día Internacional de la Mujer cada 8 de marzo es un evento importante a nivel mundial, pero no podemos, como mujeres, quedarnos satisfechas por vernos como nota principal en prácticamente las portadas de todos los medios y reconocidas por los gobiernos un solo día y por nuestro género. 

Debemos seguir la lucha, los reconocimientos no deben tener fechas, es más, no debe haber distinciones ni consideraciones por ser mujeres. Si tenemos logros, es por nuestros propios méritos, porque competimos en buena lid entre hombres y mujeres por destacar, superarnos, ser más competitivas, alcanzar mejores puestos, lograr escaños de elección popular u ocupar espacios de todos lo niveles en todos los ámbitos laborales. No podemos desapretar el paso.

Avances en México

No cabe duda que en México existen avances en la equidad de género, pero aún seguimos encontrando barreras y obstáculos. En el sector aduanero que es el que me corresponde, se han sustentado las bases para fortalecerlo y hoy día existen profesionales de ambos sexos ocupando cargos en todos los niveles de dirección, administrativos y operativos.

Sin embargo, aún falta trecho por recorrer y propongo empezar trabajando desde mi agrupación que es la CAAAREM para que las mujeres cuenten con los mismos beneficios y prerrogativas con que gozan actualmente los hombres. 

Estoy segura, que este esfuerzo -el de lograr la equidad- y al que convoco abiertamente, será respaldado por todos los agentes aduanales para lograr avanzar en la igualdad de género en nuestro país y ser empáticos con las políticas establecida al respecto por nuestro gobierno y en especial por nuestras autoridades sectoriales.

Estoy orgullosa de formar parte del empoderamiento de las mujeres y de reconocer, por igual, los liderazgos sin vínculos de género.

Sigamos juntos, hombres y mujeres, transitando en nuestros deberes con miras de altura y resilientes, máxime ahora, que la pandemia ha afectado tanto nuestra economía y la creación de empleos.

Laura Blanco González cuenta con más de 30 años de trayectoria como Agente Aduanal, ha sido vicepresidenta y secretaria general de CAAAREM, ha participado en la Asociación de Agentes Aduanales de Tampico y Altamira. Es Contadora Pública por el ITESM y cuenta con diversos diplomados de Alta Dirección del IPADE. Actualmente es directora general del Grupo Aduanal Blanco.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21