La “guerra de las nubes”

Partiendo de Zeus, dios del cielo, hasta Poseidón, señor de los mares, las divinidades siempre se han caracterizado por su fuerza y supremacía por encima del resto de los mortales. Sus grandes batallas y victorias les han dado celebridad, al menos en la mitología griega.

Hoy existe una pugna incansable por ser el “dios de las nubes” aunque no tiene nada que ver con la historia antigua, sino con nuestro día a día tanto en empresas y gobiernos, como en personas.

Durante esta nueva era post-pandemia (si es que ya la podemos llamar post), la necesidad de procesamiento en la nube se vio incrementada vertiginosamente y sólo para comprender un poco la magnitud, me gustaría compartir 2 datos:

  • La capitalización de mercado de los 10 principales bancos del mundo es de 4.8 trillones de dólares y la de las 10 principales “dioses de las nubes” es de 5.1 trillones de dólares (un módico 6% superior).
  • En cuanto a tamaño de mercado de nubes, se calcula que hoy es de 250 billones de dólares y se espera que crezca 400% en el corto plazo para alcanzar 1 trillón de dólares.

Con este antecedente vemos que hay suficiente dinero en el mercado, suficiente apetito de los inversionistas y un exponencial incremento en la demanda.

Podemos ver algunas noticias que, en lo personal, me llaman mucho la atención como la definición del sucesor de Jeff Bezos en Amazon como CEO y heredando el puesto a Andy Jassy, quien se desempeña como Director Ejecutivo de Amazon Web Services (AWS) - División de Nube de esta compañía.

Este movimiento, aunque sorpresivo, podría tener una base de negocios considerando que AWS representa cerca del 11% de las ventas de Amazon Inc. con un poco más del 50% de su utilidad de operación; aunado a tener alrededor del 31% del mercado.

Microsoft se encuentra en segundo lugar con respecto a su participación de mercado con un 20%, pero por la estructura de su división de nube (Microsoft Intelligent Cloud) donde se incluye tanto Azure como Office365 y otras soluciones comerciales, logró ingresos por 59.5 billones de dólares lo que lo coloca como primer lugar en ingresos totales en el segmento.

Manteniéndonos en las nubes (y arriba de ellas), hay otros ejemplos de la importancia de esta tendencia tecnológica cuando Microsoft anuncia a finales del 2020 su división de nube espacial con Azure Orbital en alianza con SpaceX y su red de satélites.

Por su lado, Google, en su honroso tercer lugar (pasando a Salesforce durante 2020) no se queda atrás. Con su visión de cobros más bajos, alto enfoque en el usuario final y ataque frontal al mercado corporativo y democratización de tecnologías para uso abierto es un competidor que hay que tener siempre en cuenta y sus 13 billones de dólares de ventas de nube no son nada despreciables.

Los siguientes contendientes a la deidad de las nubes son Salesforce, SAP y Oracle, cada una tanto con una estrategia interna (aprovechando su base de clientes o suscriptores) como con una externa buscando acaparar mercado.

Ninguno de estos jugadores puede quedarse quieto, cuando uno se acomode en su statu quo, existirá otro jugador incómodo que sacará ventaja; y créame que centenas de clientes han cambiado en los últimos años por una mejor oferta de valor, mejor precio, mayor seguridad o mayor innovación actual y futura.

Parte de la importancia de ganar mercado en la “guerra de las nubes” (Cloud Wars), a mi parecer, no es simplemente un tema de ingresos, sino de poder y permanencia. En artículos anteriores platiqué sobre Los datos, el nuevo petróleo y ahora podemos ahondar un poco más.

  1. Normalmente los ingresos por “las nubes” son recurrentes, lo que genera un flujo constante de recursos por parte del mismo cliente.
  2. Habilitar nuevos servicios/productos para un cliente se vuelve mucho más simple para los proveedores y su despliegue masivo es más rápido. Lo anterior genera que los ingresos recurrentes suban de forma constante.
  3. Tener tal cantidad de datos en “las nubes” habilita y perfecciona las capacidades de los algoritmos de Inteligencia Artificial, Deep Learning y Machine Learning considerando que la muestra es cada vez más significativa; y apoyados de las inversiones en investigación y desarrollo que hacen estas compañías, sus productos pueden ser más innovadores e incluso personalizados por los mismos algoritmos y regresamos al punto #1.

Es un ciclo virtuoso y altamente rentable; sin obviar los riesgos de seguridad que enfrentan las compañías, sus clientes y los usuarios (aunque en otro momento hablaremos sobre esto) y cómo, un error o brecha de seguridad puede desaparecer billones de dólares en un abrir y cerrar de ojos.

La “guerra de las nubes” es una guerra de titanes, habrá vencedores y vencidos, pero por mientras, en lo alto del cielo se ve cada día cómo atacan con sus espadas buscando la deidad que tiende a encabezar el Olimpo de nuestra era: la deidad de la Nube.

Los leo con mucho gusto en: david.lati@soyldm.com o también en Linkedin

David Lati actualmente es director comercial para Latinoamérica de LDM

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21