2020, un parteaguas en ciberseguridad y tendencias para el 2021

Ahondar sobre las circunstancias que a lo largo del año demostraron la relevancia de la ciberseguridad en nuestra vida diaria, sin importar la industria en la que te desenvuelvas, resulta redundante.

Sin embargo, hacer una revisión sobre las principales tendencias y consecuencias que aquellas circunstancias nos dejaron en lo que atañe a ciberseguridad, sí resulta enriquecedor. Más aún con la vista puesta en aprender de las lecciones del 2020, vale la pena señalar qué es lo que potencialmente nos aguarda para el próximo año.

De tal forma, en esta ocasión, me gustaría compartirte, desde mi visión, qué fue lo más relevante del 2020, qué nos aguarda en 2021 y cuál es el futuro de la ciberseguridad.

¿Qué fue lo más relevante y que tendencias vimos en 2020?

Muchas empresas pasaron a ser completamente remotas en cuestión de días. Esta transformación que, en circunstancias normales, junto con las medidas de seguridad, habría tomado años planificar e implementar, fue un gran desafío para los equipos de tecnologías de la información y ciberseguridad, y demostró las brechas en ciberseguridad que muchas empresas aún tienen, sobre todo a la hora de garantizar no solo la conectividad de sus empleados, sino también su ciberseguridad. 

Por otro lado, vimos que los ataques a través de correo electrónico continúan siendo uno de los métodos preferidos de los hackers. De acuerdo con información de Darktrace, el 94% de los ataques avanzados de correo electrónico logra burlar los filtros de seguridad de un correo electrónico estándar, lo que demuestra que para los ciberdelincuentes el correo electrónico es el acceso más fácil para realizar un ciberataque. Más aún, datos de Avanan sugieren que 1 de cada 99 correos electrónicos corresponde a un ataque de phishing y aproximadamente 60% de los correos electrónicos de phishing estuvo relacionado con COVID-19.

A medida que nos acercamos a fin de año y comenzamos a ver un camino para salir de esta pandemia, las empresas de todos los tamaños y en todas las industrias deben evaluar sus herramientas de ciberseguridad. Con un aumento en los ataques de spear phishing y ransomware, las ciberamenazas son más frecuentes que nunca. Los ciberdelincuentes son oportunistas: están constantemente innovando, buscando formas nuevas y creativas de interrumpir las operaciones y robar la mayor cantidad de dinero posible.

¿Qué nos espera para el 2021?

La posibilidad de ciberatacar satélites y otras misiones espaciales se ha estado manejando durante la última década. Los hackers intentarán aprovechar las vulnerabilidades en la infraestructura cada vez más digitalizada en el espacio. Estas vulnerabilidades digitales plantean graves riesgos no solo para los activos espaciales en sí, sino también para la infraestructura terrestre. Si no se contienen, estas amenazas podrían interferir con el desarrollo económico mundial. 

Además, en el 2021, las redes 5G permitirán un aumento masivo de la conectividad y la aparición de nuevos tipos de aplicaciones, lo que animará a los ciberdelincuentes a lanzar ataques más ambiciosos.

Por otro lado, veremos un resurgimiento de botnets y ataques DDoS, que podrán apuntar a una gama mucho más amplia de dispositivos 5G conectados a Internet. Estos ataques no solo amenazan a sus objetivos, sino que también pueden afectar los servicios de red y causar cortes de red altamente dañinos.

Sin embargo, tal como nos enseñó el 2020, los ataques pueden resultar totalmente impredecibles, por lo tanto, lo que será más valioso es contar con las capacidades tecnológicas necesarias para reaccionar en tiempo y forma para evitar que causen daños considerables. 

Y en ciberseguridad… ¿aún se puede innovar? 

Durante el 2021 las innovaciones continuarán, especialmente de la mano de la IA (Inteligencia Artificial). Esta tecnología realizará cada vez más investigaciones de seguridad. La IA hará el trabajo más pesado: entenderá el contexto que rodea una amenaza potencial, probará hipótesis y producirá informes en segundos. El personal humano ya no tendrá que realizar este trabajo analítico centrado en los datos y, en cambio, se enfoca en la comunicación empresarial y en la realización de juicios de valor. Esta asociación de humanos e IA será la base de la ciberseguridad en 2021 y en los años siguientes. 

Cada vez más organizaciones han adoptado la IA para defender de forma autónoma su infraestructura tecnológica, y esta tendencia seguirá creciendo en 2021 a medida que aumenten las amenazas y los ciberataques. 

Comenta y sigue a Eloy Ávila en Linkedin.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de enero en este link.
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx