La magia de una eficiente cadena de distribución en la temporada navideña

La temporada decembrina está a unos cuantos días de iniciar y con ella la época de obsequios y celebraciones. Y aunque esta vez la conmemoración de las fiestas navideñas y de Año Nuevo serán diferentes por las restricciones y medidas de prevención frente al COVID-19, algo que será constante, e incluso aumentará durante este año, será la demanda de productos y servicios entregados a domicilio.

Los obsequios para niños (y no tan niños) ya están listos en la “moderna fábrica del Polo Norte”, entendida como los centros de distribución, mientras que los renos son representados por la enorme maquinaria logística que, desde el inicio de la pandemia, se ha ido transformando en industria esencial para mantener la economía en movimiento.

La ciencia ha tratado de desarrollar con cifras el proceso de entrega de regalos navideños. Roger Highfield, científico inglés, expuso en su libro La Física de la Navidad, algunas aproximaciones interesantes que pueden aplicarse a la logística de esta fecha.

Por ejemplo, menciona que, para repartir regalos a 2,100 millones de niños en 842 millones de hogares, Santa Claus debería recorrer 510 millones de kilómetros en 32 horas, proceso que año con año se ha vuelto más complejo, sin embargo, ha logrado la formación de alianzas estratégicas por medio de servicios que agilizan la cadena de distribución de cada obsequio.

Por ello, el trabajo y responsabilidad de las cadenas no es solamente entregarlos de manera inmediata. Detrás de este proceso es donde viene la magia de lograr que el regalo correcto llegue en tiempo y forma a las manos de las personas. Factores como la temporalidad por la fecha, la demanda de pedidos y los costos de entrega tienen mucho que ver para concretarse.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

La Navidad se encuentra entre algunas fechas importantes en términos de comercio electrónico y logística, ya que llega después de El Buen Fin y el Black Friday, y abre el paso a los descuentos del mes de enero; aquí es donde la labor estratégica de las cadenas de distribución deberá sacar lo mejor para optimizar sus procesos.

El reto principal en la operación navideña está centrado en cumplir dos características esenciales: la calidad y el tiempo de las entregas. Imagina el peor escenario en una experiencia de e-commerce: en época saturada pides un PlayStation 5 y, al cabo de unos días, recibes una caja maltratada llena de bolsas de detergente. Aquí se acaba la confianza en el comercio digital y un cliente se va para siempre.

Entonces, ¿cuáles son los pasos para optimizar la cadena de distribución? Todo empieza desde la distribución en los almacenes, donde el personal debe estar completamente organizado tomando en cuenta los días de mayor demanda; una correcta distribución del personal es el primer elemento de valor en la cadena.

Lo siguiente es tener comprensión y visibilidad de los hábitos del consumidor en términos de entregas. Hoy sabemos que un envío rápido y a tiempo es fundamental para futuras decisiones de compra, es por eso que nuestro catálogo de alternativas debe ser amplio para mejorar su experiencia de compra.

Aquí se sugieren opciones como envíos inmediatos en diversos puntos de recepción (omnichannel), entregas gratis de acuerdo con posibilidades de costos de la empresa y flexibilidad de horarios, así el cliente tendrá la mayor cantidad de opciones y facilidades para recibir sus productos a pesar de la temporalidad y la gran demanda que supone.

Refiriendo a la logística, los compromisos en esta temporada (y básicamente el resto del año) deben ser atendidos desde varias aristas: visibilidad y transparencia a lo largo del proceso, e interacción abierta con clientes y proveedores.

Este es un punto clave por 2 razones, en primera, damos a los clientes la tranquilidad de ser dueños de su tiempo gracias a la función de localización y rastreo en tiempo real, incrementando las posibilidades de fidelización y, por otro lado, se produce una mejora en la calidad de las entregas, disminuyendo los costos de repetir envíos derivados de una gestión mal realizada.

La trazabilidad es otra cualidad infaltable en la industria actual del delivery. Darle a un cliente la garantía de rastreo y seguridad de dónde va su pedido es un elemento de gran valor para la cadena de distribución. En este punto es bueno tener un servicio con optimización de rutas y paradas múltiples que reduzca los tiempos de entrega y reparta múltiples productos a través de una misma ruta.

Es cierto que no hay un procedimiento maestro para gestionar entregas perfectas, especialmente en las fechas que se avecinan, pero también sabemos que la logística es uno de los mejores aliados para crear una mejor experiencia de usuario que permita cumplir los tiempos de entrega y las demandas en estas fiestas, haciendo felices a millones de niños, jóvenes y adultos en todo el planeta.

Revisa aquí mi columna anterior: Entregas on demand y su importancia para fortalecer el e-commerce

Comenta y sigue a Christophe Milhères en Linkedin