La evolución de la logística en la última milla

El crecimiento exponencial del comercio online, la creciente demanda ciudadana de un aire respirable, un mejor nivel de servicio frente a la demanda y las circunstancias actuales, debido a la propagación del COVID-19 a nivel mundial, están cuestionando el futuro del sector logístico en la última milla, pero que hoy se vislumbra como el eslabón clave para la estrategia comercial de las empresas, considerando el papel que juega de cara a la experiencia de compra de los consumidores.

Los efectos de la pandemia han obligado a replantear las estrategias de venta de las empresas, que se han volcado al e-commerce, desencadenando un gran desafío a la logística Business to Consumer (B2C); es decir, en “cómo llegar con los productos al cliente final”, entregándole protagonismo y gran responsabilidad a la cadena de suministros de las empresas, ya que marcará el punto de inflexión en la experiencia de compra.

La logística de última milla es mucha más que una simple entrega, es una etapa que está relacionada con el servicio al cliente. En cada entrega está la imagen de la empresa. En este sentido, es muy importante tener un modelo de Supply Chain Managenment para poder sostener la operación del futuro.

Hay 5 grandes actividades que deben desarrollarse para lograr incrementa el desempeño del Supply Chain y Logística, estas son: definir propósito de Supply Chain; cambiar la cultura imperante; sistemas de interacción con clientes y clientes de clientes; desarrollar estrategia tecnológica de amplio espectro para el Supply Chain y adoptar amplias medidas de desempeño, conocer nuestra red estructural es fundamental para saber cómo se comporta cada eslabón de la cadena y poder tomar decisiones.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Pero, ¿qué es última milla? Se conoce también como distribución capilar, es una gestión de transporte centrado en el último tramo que ha de realizarse en la entrega final. Es decir, suele corresponder al trayecto que se hace una vez se han agrupado una serie de productos empacados y luego se distribuyen en la ciudad, de ahí que se refiera a última milla por ser el último trayecto que lleva el producto directamente al cliente o distribución capilar, porque dentro de la ciudad los repartos se realizan en diferentes zonas o ramificaciones.

Es un proceso clave para el tema de servicio y calidad. Así existe una estrategia que busca resolver dificultades y, finalmente, agilizar estos procesos con una visión global y moderna de la cadena.

Esta estrategia de Microhubs consta de algunos puntos fijos como: Fulfillment, Transporte, Pickup. El concepto de Fulfillment (cumplimiento), asociado comúnmente al comercio electrónico, se hace realidad en el mundo como una necesidad dentro de la gestión de suministros.

Los procesos esenciales relacionados a recoger productos del almacén, embalar, entregar a los transportistas y luego enviar una respuesta por e-mail a los clientes, para notificarles que sus productos se encuentran en tránsito, así como también, administrar los procesos de pago, los niveles de inventario en los sitios e-commerce, gestionar los envíos y logística de reversa, etc.

La explosión de demanda del comercio electrónico abre una tremenda oportunidad para las empresas, es hora de correr ya no para crecer, sino para sobrevivir y todo dependerá de la calidad de servicio de la última milla, donde muchas empresas se pueden estar jugando su futuro.

Te invito a leer mi columna anterior: Pandemia, ¿agente de cambio?

Comenta y conecta con Angélica Barría Díaz en LinkedIn o en Twitter: @aplogchile

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de diciembre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx