Entregas on demand y su importancia para fortalecer el e-commerce

En el universo de la logística de última milla, la eficiencia es la clave de un excelente servicio. La entrega del producto al cliente representa el último eslabón en una cadena de distribución; ahí radica su importancia y, al mismo tiempo, se convierte en uno de los retos más desafiantes para la industria.

Para lograr brindar el servicio que un cliente espera hay que combinar varios factores al momento de entregar, como la cobertura de tiempos, la planificación y optimización de rutas e incluso, elementos externos que obedecen al espectro urbano, como el tráfico en la zona de entrega o la seguridad y el fácil acceso a una colonia o calle. Todo esto afecta la distribución de mercancías a tiempo en las ciudades.

La tecnología se ha convertido en uno de nuestros principales aliados, tanto para las entregas de última milla como para el comercio electrónico, que ha experimentado un crecimiento sin precedentes, y en el que los servicios de entrega inmediata fungen como uno de los principales pilares en su modelo de negocio.

Actualmente los consumidores exigen más de una cosa al hacer pedidos, por ejemplo, esperan recibir sus productos cada vez más rápido, entregas amigables con el medio ambiente y, sobre todo, que lleguen en buen estado. Por ello, las empresas han tenido que fortalecer sus procesos de entrega; aquí es donde el concepto de entregas bajo demanda (on demand) cobra mayor relevancia por su uso cada vez mayor buscando marcar diferencia con sus clientes.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

En los últimos años, las entregas on demand se han establecido como la solución a las exigencias y desafíos del consumidor digital que cada vez adopta la omnicanalidad. La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) señala que 9 de cada 10 compradores mexicanos realizan alguna interacción entre un medio físico y un digital, y su confianza en las entregas sigue aumentando.

Por ello, las entregas bajo demanda se han preparado para brindar un servicio más flexible, personal y adaptado a las necesidades de cualquier cliente. Recordemos que el objetivo principal de este servicio apoyado por tecnología es ajustarse a los requerimientos de un consumidor.

La combinación del e-commerce y las entregas inmediatas llegó a robustecer los nuevos modelos de compra y venta. La muestra de ello será El Buen Fin de este año, el cual, por motivos de contingencia, tendrá su mayor apuesta en el comercio electrónico. Con un 70% de los compradores online dispuestos a adquirir algún producto de forma electrónica; los comercios participantes deberán adaptar sus plataformas tecnológicas para que puedan satisfacer la demanda, que será mucho mayor y llegará durante estos días.

Una de las características que ayudan a la logística por aplicación es el uso de GPS, ya que posibilita la comunicación y trazabilidad de los pedidos. Lo anterior, combinado con el actual tamaño en el mercado de las compras en línea, la alta frecuencia de uso y la inmediatez de la necesidad, ha dejado un escenario incomparable para aumentar la demanda de la industria bajo demanda.

El binomio formado por el e-commerce y los envíos de última milla está viviendo un gran momento; apoyados por la tecnología móvil como una herramienta principal para realizar compras más seguras y, al mismo tiempo, posibilitar las entregas en un menor tiempo serán sin duda un punto clave para fidelizar con los consumidores y así crecer exponencialmente.

En los últimos meses de 2020 y los primeros de 2021, las empresas de todos los tamaños e industrias enfrentan un reto importante a la hora de sus entregas; contar con una capacidad de entrega, programación con tecnología de punta y que además sea accesible financieramente, ayudará a que puedan sortear sin ningún problema esta temporada, difícil, desde el punto de vista logístico.

Revisa aquí mi columna anterior: Logística ante emergencias, la planificación de la demanda

Comenta y sigue a Christophe Milhères en Linkedin