Ciberseguridad sólida, un escudo para la economía

Los ciberataques tienen el potencial de causar daños reales a la economía si, por ejemplo, se ataca infraestructura crítica para un país. El daño puede ser inmediato y puede resultar en la perdida de información sensible o robo de propiedad intelectual, así como afectación a los de ingresos monetarios, daños a los servicios públicos y filtración de información. Otros costos a largo plazo pueden ser no adoptar de manera tan rápida tecnología necesaria para facilitar el trabajo o no invertir tanto como es necesario en innovación y desarrollo para contraatacar futuras amenazas.

Para muchas empresas los ciberataques representan una de sus principales preocupaciones. Los ataques, a medida que se vuelven más sofisticados, pueden causar daños severos en diferentes formas, incluyendo, por supuesto, perdidas monetarias significativas. Por ejemplo, una encuesta realizada por el Fondo Monetario Internacional reveló que las instituciones financieras alrededor del mundo pueden enfrentar una perdida potencial de hasta el 9% de sus ingresos y hasta la mitad de sus ganancias en el peor de los escenarios como consecuencia de ciberataques. De igual manera, a medida que la economía global está cada vez más interconectada, los ataques a las cadenas de suministro pueden representar, literalmente, una catástrofe en el comercio internacional.

Hay múltiples razones por las cuales los hackers atacan: pueden estar tratando de chantajear alguna compañía, realizar ataques a petición de alguna nación, obtener beneficios económicos, o causar miedo y caos en la sociedad. Sin embargo, si bien es importante entender sus motivaciones, es más relevante asegurarse que se cuentan con las defensas de ciberseguridad necesarias para combatir estas amenazas y proteger a la economía tanto como sea posible.

Contar con ciberdefensas sólidas significa confiar en la tecnología adecuada, que sea capaz de detectar cualquier amenaza sin importar su complejidad o novedad para responder en el menor tiempo posible y así neutralizar ataques complejos, minimizando las interrupciones en las operaciones normales. Esto solo puede ser logrado con ciber inteligencia artificial. Las defensas tradicionales, basadas en reglas y firmas, pueden ser suficientes para identificar ataques conocidos, pero no para contrarrestarlos. Por lo tanto, una ciber defensa sólida para proteger la economía solo es posible con inteligencia artificial.

Más aún, en un estudio reciente realizado por Cyber Security Ventures, se estimó que para el 2021 los ciberdelitos costarían al mundo 6,000 millones de dólares anualmente, 3,000 millones de dólares más que en 2015 . ¿Cuánto dinero se podría ahorrar si ciertos sectores clave de la economía contaran con ciber defensas apropiadas?

Además, algo que se vuelve relevante es que la digitalización de la economía sigue su marcha. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo en su Reporte de Economía Digital, mencionó que en el 2019 la economía digital representaba hasta el 15.5% del Producto Interno Bruto mundial, un porcentaje que seguramente continuará creciendo a medida que sigamos dependiendo de herramientas digitales, especialmente en la era post-Covid-19. Por lo tanto, garantizar que estas amenazas están siendo combatidas de manera correcta significa que la economía tiene mayores oportunidades de triunfar y crecer, así como permitir a todos los ciudadanos participar de ella.

Como hemos visto, la tendencia de la economía es hacía la digitalización, y para proteger la economía es sumamente importante asegurarse que la ciberseguridad tenga un lugar primordial. La ciberseguridad es esencial para el sector privado y público y, ahora más que nunca, debe considerarse fundamental para promover el crecimiento y el desarrollo de una economía mundial saludable.

El autor es CTO Americas, Darktrace.

Comenta y sigue a Eloy Ávila en Linkedin.

Consulta la edición electrónica de la revista T21 de noviembre en este link.
Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx
.