Maquinarias móviles, riesgos latentes en la construcción y logística de un negocio

Los equipos y maquinarias móviles llegaron para cambiar la forma en cómo se trabaja, desde la construcción de un edificio hasta la logística de un negocio y, con la llegada del Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés), solo queda un camino por recorrer: la innovación.

Tener equipos y maquinarias móviles significa ahorro de tiempo, eficiencia y productividad. Pensemos en cualquier constructora, si requiere levantar un edificio y tiene el equipo necesario será relativamente sencillo cumplir con sus objetivos en tiempo y forma. Resulta difícil imaginarnos la construcción de un inmueble de más de 10 pisos sin el apoyo de maquinaria.

Prácticamente todas las industrias tienen exposiciones a esta clase de equipos sofisticados, desde la civil y construcción, hasta empresas de energía, agricultura, minería y logística, por mencionar algunas.

En la parte de logística, las maquinarias móviles son más comunes de lo que pensamos. Basta con ir a un gran almacén para adquirir productos y veremos elevadores y montacargas móviles. Su función: apoyar en la logística y, más específicos, tiene que ver con el aprovechamiento de espacio y reducir el costo del almacenamiento.

El siguiente paso de las maquinarias móviles llega de la mano del Internet de las Cosas, que es la conexión a Internet de productos que van desde bienes duraderos, como un refrigerador, hasta automóviles, camiones y, claro está, maquinarias móviles.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

En la logística, el Internet de las Cosas hará más estrecha la comunicación entre la fabricación y distribución; quienes se logran acoplar a esta nueva época, verán una alta eficiencia acompañada de una caída dramática en sus costos, quienes decidan dejar a un lado este evento pondrán en riesgo su operación y su existencia como empresa.

El Internet de las Cosas es considerada una revolución y un parteaguas entre la industria y el mundo en general. Ejemplo de lo anterior es que para 2025, la estimación de Norton arroja entre 21,000 millones y 41,600 millones, este último dato por IDC, de dispositivos conectados a Internet.

Los riesgos de la actualidad

Los riesgos propios, subjetivos y objetivos están presentes cuando hablamos de maquinarias móviles. La mayor parte de estos equipos son importados o tienen componentes de otros países, por lo cual su reemplazo o reparación, en la mayoría de los casos, resulta costoso.

De la parte de los riesgos, están aquellos que surgen de la operación de estos usualmente asociados a causas externas, a los que se les conoce como ‘propios’.

Los daños por colisión, impacto, caída, incendio, explosión, colapso, vuelco, daños por inundación, robo total, parcial, daños por la naturaleza, etc., son los ‘riesgos propios’ más comunes, aunque no son los únicos.

También está el ‘riesgo objetivo’, el cual aparece en forma propia e inherente del mismo equipo como objeto de riesgo. Por último, está el ‘riesgo subjetivo’, el cual recae en el operador.

Sobre este último, solo necesitamos poner ‘montacargas, accidente’ en nuestro buscador de preferencia de Internet y saldrán una infinidad de videos relacionados con errores, descuidos o malas maniobras.

No es ninguna sorpresa que detrás de buena parte de los accidentes se encuentre un mal manejo del operador gracias a su negligencia, exceso de confianza y falta de conciencia de sus actos.

En el peor de los casos, el riesgo objetivo y subjetivo se combinan a causas externas y resultan en accidentes que generan daños y gastos. La estadística arroja que entre 70 y 80% de los accidentes ocurren como consecuencia de un acto inseguro del mismo operador.

Desafortunadamente, los accidentes traen un abanico amplio de consecuencias, que van desde la pérdida del equipo -y por ende la pérdida total de la inversión- hasta daños a terceros, indemnizaciones o demandas. A lo anterior se puede agregar la paralización completa del negocio lo que provoca no percibir ingresos.

La mejor forma de adelantarse a cualquier altercado es cediendo el riesgo a alguien más, como puede ser una aseguradora.

Contratar una póliza de seguros de equipos móviles amparará desde el costo de reparación, reposición o reemplazo del equipo y, además, proveerá cobertura adicional de responsabilidad civil frente a terceros, como puede ser la reclamación emergente de un daño.

Comenta conmigo en LinkedIn, búscame como Fantini Leonardo

Puedes revisar el artículo anterior de Leonardo Fantini: Operadores logísticos son claves en nuestro día a día

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21