Logística ante emergencias, la planificación de la demanda

La industria de la logística es uno de los sectores que representará un mayor crecimiento en los próximos años, sin embargo, por la coyuntura que hemos atravesado durante 2020, los servicios de envío y entrega a domicilio se aceleraron de manera exponencial, al punto de convertirse en un pilar en la reactivación de la economía.

Por ello, una gran cantidad de negocios, en su mayoría de pequeñas y medianas empresas (Pymes), se han visto en la necesidad de adoptar rápidamente un servicio de logística de última milla.

La súbita aceleración en la demanda de productos en línea y la atención al cliente -cada vez más exigente por parte de los consumidores- propició que las empresas tuvieran que modernizarse tecnológicamente. Lo cierto es que algunas Pymes ya contaban con alguna estructura para ofrecer entregas a domicilio, mientras que otras ofrecían productos esenciales, pero sin tener una estructura logística.

Ante una emergencia como la que hoy experimentamos, es importante conocer las capacidades actuales de las cadenas de suministro en los minoristas y, como empresas tecnológicas de servicios de entrega, tener la posibilidad de atender los desafíos básicos en el envío de mercancías, de tal forma que los productos lleguen siempre en tiempo y forma al cliente por medio de una estrategia óptima de planificación.

Paradas múltiples, solución integral en diversos ejes

El escenario plantea una correcta planeación para satisfacer la demanda y hacer más eficiente la carga de pedidos, al mismo tiempo, buscando ahorrar tiempo y dinero tanto para clientes como para los mismos servicios de entrega.

La última milla es el tramo final en el proceso de entrega a clientes finales (B2C) o a clientes minoristas (B2B) y, de acuerdo con diversas consultoras, puede representar hasta el 40% de los costos logísticos de operación y un agente de tráfico en las grandes ciudades.

Para disminuir estas situaciones, las empresas dedicadas a la tecnología logística implementan la optimización de rutas por medio de las paradas múltiples. Este concepto engloba una solución a problemas como optimización logística, sustentabilidad y apoyo al medio ambiente.

Funciona al maximizar la capacidad operativa de cada vehículo disponible en una flota, realizando la mayor cantidad de trayectos en un lapso más corto de tiempo. Es decir, en un día con 10 pedidos, optimizando rutas con paradas múltiples, se busca que una camioneta o SUV pueda realizar los envíos en rutas cercanas, en lugar de utilizar 10 transportes diferentes para realizar las entregas.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Entre los beneficios puntuales de la estrategia de optimización de rutas con paradas múltiples, los pedidos llegan más rápido a los clientes; además, se ahorra tiempo, ya que con este modelo se programan menos pedidos.

Dentro del problema con la contaminación y el tráfico, las paradas múltiples provocan una menor circulación de vehículos. Lógicamente esto impacta de manera positiva en el medio ambiente, disminuyendo las emisiones contaminantes y el tráfico urbano, añadiendo más valor a este modelo.

Algo que detectamos es que un factor relevante para calificar un buen servicio de última milla es la seguridad y la localización de un pedido. Entonces, otra ventaja de las paradas múltiples es que se pueden agrupar en un pedido y rastrear, en tiempo real, el progreso de la orden. Para esto, la tecnología y la geolocalización se constituyen como los más grandes aliados al momento de conectar clientes y conductores en un servicio de logística.

Al día de hoy, existen plataformas que cubren los requerimientos logísticos actuales con un sistema de paradas múltiples con el que el cliente puede agregar, en una misma entrega, hasta 20 ubicaciones diferentes, de manera segura y fácil de rastrear.

La nueva realidad requiere nuevas formas de hacer las cosas. La revolución en la última milla llegó de forma intempestiva, pero la tecnología está de nuestro lado gracias a las aplicaciones móviles y a la facilidad de implementar nuevas herramientas para el beneficio de pequeñas y medianas empresas, que hoy constituyen la mayor fuerza productiva en México y que, más que antes, necesita ponerse en marcha para reactivar el motor económico del país.

Revisa aquí la columna anterior: Entregas de última milla sin contacto físico (II): Generando confianza y seguridad en el usuario

Comenta y sigue a Christophe Milhères en Linkedin