Una cadena de suministro resiliente

Hemos escuchado el término resiliencia de la cadena de suministro en todo el mundo desde que comenzó la pandemia, pero ¿qué significa esto realmente? y ¿cómo llevarlo a cabo? En el mundo actual donde la globalización ha hecho que los procesos productivos incluyan insumos de diversas partes del mundo, no es sorprendente que la pandemia de COVID-19 los haya interrumpido drásticamente.

Con fronteras cerradas y empresas que los gobiernos ordenaron cerrar temporalmente, muchas organizaciones se vieron sumidas en el caos. Los planificadores de la cadena de suministro en todo el mundo están lidiando con una tarea sin precedentes de equilibrar la demanda extrema y las variaciones de oferta que ocurren al mismo tiempo. Es ahí que surge la importancia de la resiliencia, tener la capacidad para superar circunstancias de crisis.

¿Delgado o frágil?

Tradicionalmente, las cadenas de suministro se ajustaban con base a conceptos de manufactura ajustada, como minimizar inventarios, optimizar el uso de activos, etc. Al hacer cadenas de suministro lo más escasas posible, las compañías podían proporcionar bienes de manera rápida y rentable. Aunque la manufactura ajustada desempeñó un papel vital en la mejora de la eficiencia de la cadena de suministro, también tiene algunos inconvenientes graves expuestos por la pandemia.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

Se han visto interrupciones reflejadas en envíos tardíos o una avería de la máquina. Quizás además de ajustadas, las cadenas de suministro se volvieron frágiles accidentalmente, limitando la capacidad de responder a las afectaciones, por lo que deberán colocar sus cadenas de suministro en una mejor posición para contar con una robusta capacidad de reacción.

Resistente a la inclinación

Una vez establecido el impacto de la pandemia, cuando surja una nueva "normalidad", los planificadores de la cadena de suministro pronto considerarán dos opciones desalentadoras: ¿deberían sus cadenas de suministro ser ajustadas o deberían ser más resistentes, según su última experiencia? O mejor aún, ¿debería ser una combinación de ambos? ¿Cómo deberían manejar una combinación prácticamente?

La resiliencia es clave no solo a corto plazo, sino también a mediano y largo plazo. La necesidad de velocidad, visibilidad y agilidad es mayor que nunca. Cualquier evento, dependiendo de su alcance, debe desencadenar una corrección de curso correspondiente y sincrónica en todo el horizonte de planificación.

Tecnología como base para la visión 20/20

La tecnología de gestión de la cadena de suministro desempeñará un papel crucial; si las empresas no pueden realizar un seguimiento de todo lo que está sucediendo, ¿cómo pueden comenzar a reaccionar cuando llegan a la interrupción? Necesitan hacer una transición importante de lo reactivo hacia lo proactivo y predictivo, cualquier evento socioeconómico que ocurra en cualquier parte del mundo podría tener un efecto en cascada en muchas otras cadenas de suministro.

Aquí es donde se pueden desplegar mecanismos de control para dar visibilidad a la actividad general, ofreciendo una representación visual que permita comprender completamente los eventos que se desarrollan a nuestro alrededor. Una vez que se logra la visibilidad, las empresas también pueden aprovechar la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) para 'leer' lo que está sucediendo y recomendar medidas correctivas a través del análisis predictivo.

Pongamos en forma las cadenas de suministro

Una vez que el caos comenzó y continúa desarrollándose, demasiadas empresas confiaron en gran medida en proveedores que eran de una sola fuente y se encontraban en la mitad del mundo. Por lo tanto, es importante tener una combinación adecuada de suministros estratégicos para materias primas críticas, permitir una visibilidad de extremo a extremo y garantizar una buena orquestación del proceso.

Hoy es el momento de aprender del entorno y construir una mejor visibilidad con un mayor nivel de conciencia del riesgo. Las empresas deben enfocarse en desarrollar los músculos de una cadena de suministro sólida mediante el uso de estrategias que les brinden más opciones mientras que emplean tecnologías para proporcionar información y orientación adicionales.

Si pueden hacer esto, las empresas habrán dominado la resiliencia y resurgirán ante las crisis con una cadena de suministro más fuerte, colocándose en una posición comercial mucho mejor.

Comenta con Jorge Salas en Twitter: @BlueYonder

Revisa la pasada colaboración de Jorge Salas: Cadena de suministro "en llamas", ¿cómo evitar una crisis logística?

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21