Construyendo la cadena de suministro resiliente en tiempos de contingencia

A nivel mundial, nos hemos visto afectados por un hecho sin precedentes, que no anticipamos y que tuvimos muy poco tiempo de maniobra para mantenernos a salvo, readaptar formas de trabajo y reajustar nuestros h√°bitos de consumo.

Ante este panorama, muchas empresas deben preguntarse ¬Ņcu√°l es mi capacidad y tiempo de recuperaci√≥n para que mi operaci√≥n log√≠stica se restablezca ante una eventualidad? La respuesta es: resiliencia. Se trata de un concepto que nuestra cadena de suministro debe tener en su ADN para salir avante de la contingencia que vivimos a nivel global.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

Los cambios que estamos viviendo día a día, desde la demanda, la atención a los clientes, la dinámica de trabajo de nuestros equipos, la colaboración con nuestros proveedores y los procesos de abastecimiento, nos invitan a tener dos conceptos en mente: visibilidad y agilidad, con los que se puede evitar ser alcanzados por efecto látigo de la cadena de suministro por el alza o caída abrupta de demanda que impacte nuestra capacidad de suministro.

Por tal motivo, comparto tres aspectos esenciales para conseguirlo:

a. Entender nuestro entorno y hacer un r√°pido diagn√≥stico de este. No podremos gestionar lo que no vemos. Si contamos con un sistema √°gil de planeaci√≥n de la cadena de suministro ‚Äďconectado a la plataforma log√≠stica digital‚Äď podremos visualizar qu√© requerimos en cuanto a materia prima, producto en proceso o identificar si nuestro inventario en tr√°nsito est√° a punto de arribar con el cliente.

Al tener a todas las entidades de la red (proveedores, fabricantes, centros log√≠sticos, distribuidores) en la ‚Äúmisma p√°gina‚ÄĚ podremos obtener una visi√≥n hol√≠stica que nos ayudar√° a entender c√≥mo enfrentar impactos como el del efecto l√°tigo. Hoy en d√≠a pocas son las compa√Ī√≠as que cuentan con un recurso tan valioso como es el tiempo para analizar la situaci√≥n y tomar las mejores decisiones que sus cadenas de valor requieren.

b. Ser ágiles para ayudar a nuestras cadenas a recuperarse de los impactos que genera la incertidumbre. La alineación continua a través de una planeación y ejecución de la cadena de suministro en tiempo real nos dará flexibilidad para tomar decisiones sobre impactos por cambios bruscos en la demanda y suministro como las diferentes fases de contingencia por el COVID-19.

El tener herramientas con capacidades analíticas y de predicción permitirá al gerente y/o director de operaciones tomar decisiones, ya sea de gestionar con mayor antelación su inventario o buscar nuevos canales de venta para mover nuestro capital de trabajo y no impactar nuestros estados financieros.

c. Realizar un cuidado preventivo. Tal y como esta contingencia sanitaria nos da como lecci√≥n, la prevenci√≥n nos dar√° resiliencia. Las compa√Ī√≠as que cuentan con modelos de operaci√≥n con capacidad de priorizaci√≥n y flexibilidad estrat√©gica para asignar recursos de acuerdo a capacidad instalada (inventarios) responder√° mejor en situaciones como estas.

La cadena de suministro que es capaz de mitigar riesgos a través de la gestión de su inventario, de forma estratégica, será una cadena de suministro resiliente y con capacidad de mantener la continuidad de negocio.

Las estrategias de mitigación de riesgo pueden ser diversas, entre ellas, contar con una red de colaboración de proveeduría que permita mantener costos y continuidad. Otra de ellas, redes alternativas de distribución (terrestre vs. aéreo vs. marítimo) nos ayudará a mantener niveles de servicio y salir con menor impacto en esta coyuntura.

De ahí que la visibilidad y la agilidad de la cadena de suministro es mucho más relevante hoy que nunca.

Comenta con Ana N√ļ√Īez en: @acnunezg / @sapnoticiasmx

Sigue a T21 en Twitter: @GrupoT21