Los MBA en crisis

Por:
Osiel Cruz

Los MBA ya no son lo que eran. Para las nuevas generaciones ya no resulta tan "sexy" estudiar un Master en Administración de Negocios, como antaño lo era. Lo anterior se ha reflejado en los últimos años en una problemática para completar la matrícula de escuelas prestigiadas, con todo y la disminución del costo que varias de ellas han hecho.

Entre las razones para ya no sumar dos años más de estudio en promedio después de la licenciatura, están los intereses distintos de las nuevas generaciones de jóvenes Millennials (1980-1994), por adquirir conocimientos prácticos que les permitan emprender rápido dentro de la nueva economía, y el desinterés en sus planes de vida de entrar a grandes corporaciones con estructuras rígidas que dan poco espacio para la inventiva y creatividad personal.

Tampoco ayuda la obsolescencia de los programas educativos de los MBA que no se han actualizado en al menos las últimas dos décadas a las nuevas necesidades del mercado. Entre éstas asignaturas, temas como la responsabilidad social, la nueva economía, coaching, ética, inteligencia emocional, emprendimiento y manejo de crisis, entre otras, no se han incorporado en los programas de estudio.

Josh Kaufman, en 2011, con su visión crítica a la obsolescencia de los programas formativos de los MBA en su best seller: "MBA al precio de un libro" fue uno de los primeros investigadores que se encargó de desmitificar los programas de estudios de las maestrías en administración de negocios de las grandes corporaciones académicas.
Además de revelar en su libro el conocimiento práctico de lo que se estudia en un MBA, arroja luz sobre los problemas que las últimas generaciones de los Master de las principales escuelas de negocios, han tenido para rentabilizar en su actividad profesional la inversión realizada.

Pero principalmente, parafraseando a Jack Welch, ha puesto sobre el papel que el mundo de los negocios no es una ciencia compleja por escudriñar que necesita de mucho conocimiento para administrarlo bien. "Es la profesión más simple del mundo", diría el ex CEO de General Electric.

Amén de lo anterior las nuevas empresas de la economía de las startups, en su reclutamiento, no están priorizando el pedigrí de las academias donde estudian los candidatos; y prejuiciar con base en éste, en los países del primer mundo al menos, ha sido considerado discriminatorio, de tal forma que hoy día muchas empresas ya no piden tener visibilidad de la casa académica donde cursaron sus estudios los aspirantes a un puesto de trabajo.

Las nuevas empresas del siglo XXI están demandando conocimientos prácticos para la resolución de conflictos, inteligencia emocional, coaching, programación web y entre otras aptitudes que no se adquieren en los MBA.

Y las nuevas generaciones tienen interés por aprender conocimientos prácticos específicos, acordes con su especialidad. Digamos que el aprendizaje formal ya no les atrae a estas nuevas generaciones, sino aquel donde puedan dar rienda suelta a su creatividad.

Los MBA tendrán que darse un overhaul frente a una nueva generación que está acostumbrada más al mundo virtual que real también para adquirir conocimientos y que demanda más formas prácticas que teóricas para aprender.

P.D.

Del miércoles al viernes de esta semana se llevará a cabo en Dublín, Irlanda, el Congreso anual de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés), en donde se analizarán importantes temas para esta industria, entre ellos el futuro de la aviación, los crecientes riesgos que representan los ciber ataques y los retos del cambio climático.

Sígueme en Twitter: @CruzOsiel

Recomendaciones para proseguir la lectura:

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
11 + 0 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.