El tren a Toluca, oportunidad para reordenar el transporte

Toluca es la quinta mayor concentración urbana del país con 2 millones 170 mil habitantes. Pero no obstante ello, la movilidad en la ciudad y su zona conurbada es ineficiente. El grueso del transporte se hace en autobuses, microbuses y combis, propiedad en su mayoría de permisionarios. En síntesis, es un sistema ineficiente, caro, contaminante y caótico para la vida urbana agravando la congestión vial.

La construcción de un ferrocarril rápido entre esa y la Ciudad de México, es una oportunidad excelente que han visto organismos nacionales y locales como el Centro Mario Molina y la Fundación Tláloc, respectivamente, para hacer un plan de reordenamiento integralmente del transporte, a efecto de aprovechar de mejor forma las ventajas en movilidad que traerá el tren una vez en operación.

El plan es conveniente y necesario. El tren, un transporte masivo, requerirá de mejores sistemas alimentadores de pasaje para aprovechar mejor su potencial. No debemos repetir la historia del tren suburbano Buenavista-Cuautitlán, un sistema que no ha podido alcanzar los volúmenes de pasajeros para reportar todos sus beneficios a la sociedad de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM), pues el autotransporte le sigue compitiendo en lugar de alimentarlo.

De no hacer nada, el riesgo para Toluca es que no se tengan las opciones intermedias en la solución de las necesidades de movilidad locales entre el transporte de baja densidad (autobuses, microbuses y taxis) y el transporte masivo (tren rápido). De esta forma, el escenario que tendríamos sería una réplica del modelo del paradero Indios Verdes del Metro de la Ciudad de México, con un insuficiente espacio para dar cabida a tantos autobuses y microbuses.

Por ello, diversos expertos han recomendado a través de la Fundación Tláloc y el Centro Mario Molina, la necesidad de crear sistemas BRT (Bus Rapid Transit), trenes ligeros o tranvías, que son sistemas de mediana densidad de movilidad, para crearlos y mejorar con ello la movilidad. Igualmente, la propuesta es crear un proyecto vial y arquitectónico que sea amigable al uso de la bicicleta, lo cual generaría un mayor incentivo para el uso de modos de transporte más sustentables en esa, una de las ciudades dormitorio de la Ciudad de México de mayor crecimiento poblacional.

Y es que, de no hacerse este plan mientras el tren México-Toluca está en construcción, se perderá la oportunidad para reordenar con una mejor planificación, el transporte en esa zona urbana. Hoy el modelo que han seguido las autoridades para dar mayor fluidez al tráfico urbano, son los pasos a desnivel, una solución bastante cara que no va al fondo del problema.

Los expertos, proponen un plan integral que privilegie los modelos de transporte más sustentables para una mejor solución de los problemas de movilidad que tiene la capital mexiquense y los municipios circunvecinos. Ojalá y que las autoridades que tomarán las decisiones en este tema, tomen buenas ideas para resolver a tiempo los problemas de movilidad que enfrenta esa ciudad.

P.D.

La Secretaría de Marina (Semar) está trabajando muy cerca del proyecto de reactivación de los astilleros nacionales con la fabricación de embarcaciones abastecedoras para Petróleos Mexicanos (Pemex). La Semar es el más regular fabricante buques en México en sus astilleros de Tampico y Salina Cruz. Además cuenta con instalaciones en Coatzacoalcos, Guaymas y Acapulco.

Sígueme en Twitter: @CruzOsiel