Ley Aduanera representa un retroceso

El domingo pasado, las comisiones unidas de Hacienda y Economía de la Cámara de Diputados, aprobaron unánimemente el dictamen que reforma la Ley Aduanera, y acordaron trasladar al pleno la discusión de las reservas de las distintas fracciones.

Si bien aún puede sufrir modificaciones una vez que el pleno la reciba para su aprobación, hay algunos temas que preocupan por un lado, y que por otro, se aplauden.

A nuestro parecer, uno de esos casos es la modificación al artículo 15 fracción V de la ley, la cual amplía de cinco a siete días libres el almacenamiento y custodia de las mercancías de importación en los recintos fiscalizados marítimos.

Esto, desde una óptica logística, desincentiva la eficiencia, pues promueve extender las estadías de las mercancías en los recintos portuarios hasta ese número de días, en detrimento de los intereses de las terminales portuarias, algunas de las cuales enfrentan ya, fuertes problemas de congestionamiento.

Es importante recordar que los cinco días libres de permanencia en los recintos portuarios, que se tienen hasta hoy en la Ley Aduanera; respondió a las complicaciones de trámites y papeleo que se tenían anteriormente. Por eso, desde nuestro punto de vista, ampliar este periodo en dos días ahora que se tiene ventanilla única y que muchos trámites como el pago de los impuestos al banco, se han simplificado vía Internet; y la transmisión electrónica de información se ha desarrollado, nos parece un retroceso.

Sabemos que desde el punto de vista de algunos importadores, los menos eficientes, esta condición podrá representarles un colchón de tiempo que les permita ahorrar en sus costos de almacenamiento, transfiriendo esas ineficiencias a nuestros puertos.

El costo del uso de la tierra en los puertos, es alto. Por ello, es que se han diseñado los puertos interiores sobre zonas con un costo menor de la tierra. La función, el propósito y la lógica de estos puertos ubicados cerca de las zonas de consumo, es que las mercancías se desalojen a mayor velocidad de los puertos marítimos, para evitar esos costos y tener cadenas logísticas más eficientes. Hacer que nuestros puertos sean de horas y no de días.

Por eso, extender los días libres de permanencia de las mercancías de importación en los puertos en el siglo XXI, es un incentivo que va en contra de la eficiencia, y es un contrasentido a la lógica de las plataformas logísticas que pretendemos desarrollar.

Si bien en la costa del Pacífico hoy tenemos infraestructura portuaria sobrada para el tamaño del mercado que tenemos; en el Golfo de México, sobretodo en Veracruz, no es el caso. Una medida de este tipo provocará un mayor congestionamiento de nuestras terminales portuarias, y por lo mismo, mayores costos operativos en maniobras a la hora de tener que disponer de más contenedores en los patios.

Por las razones expuestas, considero que en vez de avanzar, de prevalecer esta disposición en la Ley, se estará retrocediendo en los intentos por modernizar las cadenas logísticas.

P.D.

En los próximos días, el Kansas City Southern México (KCSM) hará uso de los derechos de paso a Guadalajara, Jalisco, desde Celaya, Guanajuato, para hacer realidad un servicio intermodal del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, a la terminal intermodal que controla en la perla tapatía la empresa WTC Confianza. Esta será la primera vez que la capital jalisciense quedará conectada con el puerto michoacano en forma directa vía ferrocarril. Una de las empresas beneficiarías del servicio será la automotriz Honda que tiene planta en el municipio de El Salto, Jalisco, justo a unos pasos de la terminal intermodal.

Sígueme en Twitter: @CruzOsiel