Accidente de Termogas da armas a Teamsters de EEUU

Hace unos días en este espacio, comentamos los pobres resultados que se tenían en el Programa de Transporte Transfronterizo donde México, apenas en año y medio de vigencia, tiene diez empresas registradas con 20 camiones autorizados y 21 operadores, por las estrictas medidas de supervisión que aplican las autoridades estadounidenses para dar el permiso.

Los Teamsters, el sindicato de operadores del autotransporte de los Estados Unidos, desde el principio ha manifestado su oposición a esta apertura, usando el mismo argumento que las autoridades estadounidenses han utilizado: la seguridad para sus carreteras.

En la revista de los Teamster The Truckers Report, la oportunidad del reciente accidente de la empresa Termogas, ocurrido en la autopista México-Pachuca y con un resultado fatídico de 24 muertos, 36 heridos y un centenar de casas y vehículos afectados, no ha sido desaprovechado para seguir llevando agua a su molino.

Dos semanas antes del accidente de Termogas, los Teamsters habían presentado el enésimo recurso ante la Federal Motor Carrier Safety Administration (FMCSA), para solicitar la suspensión del programa de transporte transfronterizo insistiendo en que el transporte mexicano constituye un peligro en las carreteras de ese país.

Sus argumentos fueron que en México los operadores no son examinados médicamente para saber si son aptos para conducir los vehículos de carga, ni tienen un examen teórico sobre los riesgos en carretera del transporte de productos peligrosos y que las condiciones físico-mecánicas de las unidades no son supervisadas como en Estados Unidos.

Ante tal argumento, la respuesta de la FMCSA en defensa del programa suscrito con México, arguyó que el autotransporte en nuestro país tiene estándares de seguridad similares ante las autoridades federales de los Estados Unidos, ante lo cual, rechazó la solicitud de suspender el programa.

Los Teamsters no desaprovecharon el reciente desastre en México que desnudó los graves problemas de inseguridad que todavía tenemos, para continuar la descalificación de nuestras políticas laxas en materia de seguridad que tiene la Secretaría (Ministerio) de Comunicaciones y Transportes (SCT), y las cuales se han evidenciado con sendos accidentes en nuestras carreteras en los últimos meses.

Y, peyorativamente, lo dicen en su revista, hay dos nuevas razones para no permitir el paso de camiones mexicanos a su país: Las peligrosas compañías y la mortal bola de fuego que representan.

Duro, pero cierto. Algo muy serio tenemos que hacer en México para cambiar esa mala imagen de la seguridad en nuestras carreteras por el bien de todos los que las usamos, y quienes viven o trabajan cerca de ellas.

La Cameintram vuelve a la escena
Hoy la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítímo (Cameintram) da otro paso en su regreso a un rol más protagónico, cuando a las 9:00 horas el Coordinador de Puertos y Marina Mercante de la SCT, Guillermo Ruiz de Teresa, le tome la protesta a la nueva mesa directiva que preside el empresario Juan Pablo Vega.

Sígueme en Twitter: @CruzOsiel