Puertos judicializados

Esta administración de la Coordinación de Puertos y Marina Mercante, que encabeza Alejandro Chacón, pasará a la historia por haber sido la que "judicializó" los puertos. Y es que, salvo algunas pocas excepciones, el resto de las licitaciones que se llevaron a cabo en esta administración, terminaron siendo canceladas por problemas legales o llegaron a los tribunales. Algo que en la historia de las licitaciones portuarias en México, no tenía precedentes.

De hecho, se presumía hasta antes de esta administración, que en los puertos tenían su origen las privatizaciones más exitosas del gobierno federal al no haberse requerido ningún rescate financiero como fue el caso de los bancos, las carreteras, los satélites y algunas líneas aéreas. Además, tampoco existían conflictos como los del ferrocarril ni enfrentamientos de consideración entre cesionarios y la autoridad.

Esta vez, sin embargo, se rompieron todos los patrones.

El caso más reciente es el de la Terminal Especializada de Autos (TEA), del puerto de Lázaro Cárdenas, donde el titular de los contratos con las armadoras de vehículos que hoy utilizan ese puerto en sus operaciones de comercio exterior, la empresa Amports, ha decidido inconformarse por la vía legal en contra del fallo que se dio en favor de la empresa SSAMéxico, no obstante que la oferta de aquél fue 233 millones de pesos superior a la de este postor al que se declaró ganador.

De acuerdo con abogados, empresas y consultores participantes de los procesos de licitación en los puertos, el origen de los problemas, son los métodos poco ortodoxos que se han utilizado en la realización de las licitaciones.

"Antes de esta administración uno ya conocía el sistema, los métodos y las bases eran más o menos las mismas. Ahora no".

¿Cuál será la fuente de financiamiento de su proyecto de Inversión? Detalle específicamente: ¿Cuál será el costo de la infraestructura que habrá de desarrollar? Este tipo de preguntas que no constituyen la esencia de los concursos, son elementos integrados "para hacer caer a cualquiera" y te descalifican sin transparentar cómo han respondido tus competidores ni cuales son los criterios para considerar que has respondido mal. "Sólo ellos lo saben".

"Que importa para los clientes y para el negocio, si a mí la infraestructura me va a costar 100 o 150 millones de pesos más, mientras yo me estoy comprometiendo a realizar un proyecto de infraestructura que en la oferta técnica está apegado a la especificación de las bases, y ofrezco una tarifa y una productividad efectiva. Esto último es lo que debe importarle a la API, no sí yo compraré unas bitas más caras o más baratas, o si mis oficinas me van a costar más o menos", se quejó un abogado que pidió mantener el anonimato,

Hay que recordar en 2009 la primera licitación de la Terminal de Usos Múltiples de Mazatlán, cuando las bases del concurso se cambiaron tantas veces (más de 12) que al final ya nadie sabía cuál era la última versión ni a cuales bases tendría que responder la propuesta técnica y económica. Esa vez terminaron por inconformarse los dos concursantes, Ultramar y OCUPA y al final la licitación se canceló por el desestimiento de los dos candidatos, aunque ésta última pudo haberlo ganado.

Luego, la segunda terminal de contenedores del puerto de Lázaro Cárdenas con las modificaciones arbitrarias de la Administración Portuaria Integral al Plan Maestro de Desarrollo, y lo cual le valió a Hutchison Port Holding para ganar ante dos juzgados diferentes la suspensión de la adjudicación de dicha terminal.

Otro caso fue la licitación de una Terminal de Usos Múltiples o de Minerales en el puerto de Altamira, en una especie de "licitación a la carta", un concepto que jamás se había visto en el país, y la cual no reconoce las asimetrías económicas de los diferentes mercados. Al final tuvo que ser suspendida al enfrentarse además a problemas legales con el terreno objeto del concurso,

Y ahí viene la concesión por 30 años de la Terminal de Usos Múltiples III de Lázaro Cárdenas, donde el derrotero que se tome el próximo 12 de noviembre, cuando se de el fallo, no dejará a todos los participantes tranquilos. El pasado 15 de octubre se presentaron las ofertas económicas donde Hutchison Port Holding fue el mayor postor con 784 millones de pesos, OCUPA-CICE el segundo con 725 y finalmente Grupo Mexgal con 609 millones de pesos.

Los procesos judiciales habrán de trascender a la siguiente administración, ante la falta de transparencia y de respeto irrestricto a la legalidad que existió.