Colonet, ya no interesa a ferrocarriles americanos

SAN ANTONIO, Tx. 16 de Mayo.- El proyecto de Punta Colonet en Baja California que buscaba crear un puerto nuevo para atender el creciente comercio entre China y Estados Unidos, no está en los planes futuros de las dos compañías ferroviarias principales de este país, Unión Pacific y Burlington Northern (BNSF).

La respuesta fue directa aquí por parte de los dos representantes de las empresas al participar en el 29 Congreso de la Federación de Asociaciones Nacionales de Agentes de Carga y Operadores Logísticos Internacionales de América Latina y el Caribe (ALACAT), que se realiza en esta ciudad.

"Para lo que nos sirvió Lázaro Cárdenas y el Proyecto de Colonet, fue para que todos los actores del corredor Los Ángeles/Long Beach nos pusiéramos a trabajar y ajustáramos los procesos. Hoy tenemos capacidad sobrada para varios años", dijo NathanAsplund, responsable del BNSF para México.

Agregó que la crisis de 2008-2009, fue un factor que ayudó para ajustar los procesos con menos presión. "Había cosas que se estaban haciendo mal. Algunos grupos tenían concesiones que generaban cuellos de botella y hacían ineficiente el eslabón portuario en la cadena; pero hubo que reaccionar. Las crisis siempre son oportunidades".

La representante del UnionPacific,Shawntell N. Kroese, directora general de precios, equipos, marketing y ventas, coincidió con su colega. "Había interés en ese proyecto por parte de nuestra empresa, pero ya no está más en los planes de mediano y largo plazo. Nosotros trabajamos en eficientar el corredor terrestre y hemos ampliado su capacidad, además de que con los ajustes de procesos, los puertos han incrementado su capacidad".

Colonet era un proyecto creado por la empresa Hutchison Port Holding en 2003, que buscaba colocarse como una alternativa en el estado de Baja California, a los problemas de saturación que enfrentaban los puertos de LA/LB y los problemas sindicales que en 2002 pararon ambos puertos por varios días.

Un proyecto dedicado al comercio entre Asia y los Estados Unidos, cuya viabilidad dependía de inaugurarse antes que la ampliación del Canal de Panmá, pero la politización y el mal manejo que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes le dio en esta administración, lo condenó al fracaso.

Que no esté más en los planes de las dos ferroviarias norteamericanas desmiente también el discurso en México de que el proyecto se reactivará en otra dimensión, dado que su operación es totalmente dependiente de los ferrocarriles de este lado de la frontera.