¿Cómo puede terminar el TLCAN?

Por:
Octavio de la Torre

Más de una persona me ha preguntado, por qué no he realizado pronunciamiento respecto a la posible salida de Estados Unidos de América del TLCAN, mi desaliento con el estudio del tema deriva de la sencilla respuesta normativa que tiene esa pregunta y lo fácil que sería la salida de dicho tratado de cualquiera de las partes contratantes.

El artículo 2205 establece el mecanismo que una de las partes debe de realizar, definiéndolo con el concepto de “Denuncia”, para que usted lector encuentre su propia conclusión, el texto señala; “Una Parte podrá denunciar este Tratado seis meses después de notificar por escrito a las otras Partes su intención de hacerlo. Cuando una Parte lo haya denunciado, el Tratado permanecerá en vigor para las otras Partes.”
Eso es todo.

En caso de que el primer día del Gobierno del nuevo presidente de Estados Unidos Americanos denuncie el NAFTA, la salida de este país sucedería en julio del 2017, permaneciendo en vigor dicho tratado solamente entre México y Canadá.

El contexto comercial internacional “Anglosajón” se modificó en este 2016, por un lado, el BREXIT y meses después la posición del presidente electo de nuestro vecino del norte.

La parte que encontré interesante y reflexiva me llevo a la política económica histórica mundial del libre comercio, en este punto, a que no sabe usted lector quiénes fueron los precursores de la teoría del libre comercio en el mundo, se sorprendería si le dijera que ese camino lo abanderaron el Reino Unido y Estados Unidos de América.

Ese esfuerzo histórico se materializo con la firma del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) vigente desde 1947 hasta 1994.

En ese casi medio siglo diversos países desarrollados y subdesarrollados (tercer mundo) llevaron a cabo una serie de reuniones, las cuales tenían como principal objetivo reducir los aranceles del comercio mundial de manera sistemática proporcional y armonizada, entre 1973 y 1979 los aranceles promedio industriales se redujeron a un 4,7 por ciento, lo que permitía un acceso muy interesante a los nueve principales mercados industriales del mundo.

En los años 80’s las tasas de desempleo se elevaron y sucedieron una serie de cierres de fábricas en los mercados más importantes del mundo (Estados Unidos de América y Europa Occidental), derivado de las reducciones arancelarias impulsadas en la década anterior, como respuesta a estos sucesos los gobiernos buscaron otras formas para proteger a los sectores más vulnerables de sus regiones ante la competencia extranjera, lográndose una serie de acuerdos bilaterales de reparto del mercado entre los países competidores y una carrera de “medidas de urgencia contra las importaciones” para mantener sus posiciones en el comercio de productos agropecuarios, situación que puso en duda la credibilidad y efectividad del GATT.

El próximo paso después de casi medio siglo de vigencia de un acuerdo conocido como GATT era concretar una Organización Mundial de Comercio, situación que se materializa el 1 de enero de 1995 constituyese formalmente esta Organización Mundial de Comercio con la adhesión de 128 países, impulsada firmemente ¿por quién… cree estimado lector?, acertó; Estados Unidos de América y Reino Unido.

Varios años antes de la entrada formal de la OMC al escenario mundial, para ser precisos el 11 de junio de 1990 los Presidentes de Estados Unidos de América y de México giraron instrucciones a sus respectivos equipos, con la firme intención de iniciar las negociaciones de un acuerdo bilateral, rondas de negociación que iniciaron el 8 de agosto de 1990 en los próximos dos años Canadá también se sumaría a las rondas de negociación, mismas que culminaron con la entrada en vigor de dicho Tratado en enero de 1994.

En esos cuatro años, el comercio mundial siguió puntualmente el acuerdo que firmaría un país en vías de desarrollo con el principal impulsor del libre comercio mundial, Estados Unidos de América.

Amigo lector, con estos datos ya le van cuadrando los acontecimientos, bueno si le dijera que el tema arancelario fue gradualmente superado desde 1995 hasta hace unos meses, por este motivo, las discusiones mundiales del libre comercio dejaron de concentrarse en temas arancelarios por considerarse distantes, ya que la entrada de nuevos países miembros a la OMC implicaba una desgravación gradual de los aranceles al comercio exterior para acceder a sus mercados.

El comercio mundial se enfocó en las restricciones administrativas al libre comercio, al preguntarse ¿Por qué con unos aranceles promedio tan bajos a nivel mundial, seguía siendo costoso el libre comercio? Identificando que las dificultades se encontraban en situaciones administrativas, aduaneras, medidas restrictivas, licenciamientos, sanciones excesivas y discrecionales, etc.

Hoy llegamos al anuncio de la modernización del TLCAN con un soporte distinto en la línea del tiempo de temas arancelarios y posiblemente restrictivos, por lo que, me viene a la memoria una frase icono de la carrera que todos vivimos en nuestro trayecto hacia la muerte “Aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla".

Comenta y sígueme en Twitter: @TLCAsociados

Mail: arquitecturaaduanera@tlcasociados.com.mx

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
2 + 4 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.