Importancia de los métodos de valor en el Reglamento de la Ley Aduanera

Por:
Octavio de la Torre

Para determinar la existencia del fenómeno de la subvaluación, es menester precisar el concepto de “valor de la mercancía”.

Este concepto, se encuentra definido en el derecho internacional particularmente en los siguientes ordenamientos:

  1. El Acuerdo multilateral celebrado por la comunidad internacional, mejor conocido como el “Acuerdo General Sobre Aranceles Aduaneros y Comercio” y
  2. El Convenio del valor de transacción denominado “Acuerdo relativo a la aplicación del Artículo VII del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT)”, hoy Organización Mundial de Comercio (OMC).

En el caso particular de México, incorporamos los principios de valoración en la Ley Aduanera en sus actuales artículos 64, 67, 70, 71 y otros, perfilando como método principal para determinar el valor de las mercancías en aduanas el “valor de transacción”, es decir;

  • a) El valor real de la mercancía importada,
  • b) El precio realmente pagado o por pagar (por ejemplo, el precio facturado)

Ajustado, mediante la adición de ciertas cantidades pagadas por el comprador, dicho en otras palabras es “el precio que las partes han fijado para su compraventa – contrato”, quedando claro, que el valor de transacción de mercancías es equiparable al precio realmente pagado por las mercancías, al momento de la compra-venta, concluyendo, que es el método primario para determinar el impuesto general de importación y pagar el impuesto al Valor Agregado.

Ahora bien, previo a la aplicación de un método de valoración distinto al valor de transacción de las mercancías, la autoridad aduanera debe ceñirse y ajustar su conducta a algunos de los supuestos normativos establecidos en los artículos 71 y 78-A de la Ley Aduanera.

La facultad aduanera para determinar un valor distinto al declarado no es irrestricta ni discrecional, sino por el contrario, está limitada exclusivamente a la existencia de situaciones concretas, y previo cumplir con ciertas formalidades, pues de otra manera se perdería toda la objetividad que clama el GATT, la Constitución y la Ley Aduanera.

Prevaleciendo que la autoridad podrá rechazar el valor declarado, cuando la información o documentación presentada por el importador sea falsa o contenga datos falsos o inexactos, o en su defecto, que las importaciones se realicen entre personas vinculadas, pero siempre y cuando, se requiera al importador que demuestre que la vinculación no afectó el precio y éste no demuestre dicha circunstancia.

Por otro lado, la subvaluación, es una modalidad del contrabando técnico, que se presenta al declarar en la importación un valor en aduana menor al realmente pagado por la mercancía, disminuyendo así la base gravable con el objeto de pagar menos contribuciones.
Generalmente se presenta bajo los siguientes esquemas de operación:

  • Se paga el valor real al proveedor y se alteran los documentos.
  • Se realiza la importación declarando un valor inferior anexando la documentación falsa o alterada.
  • Se paga el valor disminuido al proveedor; es decir, el asentado en factura.
  • Se paga al proveedor la diferencia entre el valor real y el asentado en la factura.

En razón de lo anterior, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), ha buscado con diversas reformas a las disposiciones normativas para implementar conjuntamente con los sectores y usuarios de comercio exterior un esquema que permita combatir e inhibir la práctica de subvaluación, los primeros que conocimos fueron los llamados precios mínimos de producción.

En ese entonces, con la información que proporcionaban las Cámaras y Asociaciones involucradas (CANAINTEX, CICEG, CONCALZADO y ANAFABI), se pretendió incluir en los pre-validadores los precios mínimos de producción (Precios de Alerta), para con ello inducir a los importadores a declarar en el pedimento un precio mayor al de producción.

Las sanciones eran para el Agente Aduanal y para el importador, para el primero se daba el supuesto de causal de cancelación de patente y para el importador, había suspensión inmediata en el Padrón de Importadores.

La autoridad elaboró lo anterior con las herramientas que tenían en su momento, es decir, la normatividad no le permitía a la autoridad ir más allá que lo que establecían las disposiciones vigentes.

Derivado de lo anterior, fueron Reformadas de manera escalonada de diversas disposiciones desde el 2013 a la fecha, dotando de mayores facultades y controles que le permitieran identificar que el contribuyente declarara el valor de transacción o valor real de las mercancías.

Esas reformas que ha sufrido la normatividad aplicable las encontramos en el Código Fiscal de la Federación, Ley Aduanera, Reglamento de la Ley Aduanera y Reglas Generales de Comercio Exterior, resultando relevante el alcance del artículo 81 del Reglamento de la Ley Aduanera, en el cual se establecen los documentos que el importador deberá anexar a la manifestación de valor, tales como; factura, conocimiento de embarque, guía a aérea o documentos de transporte, documento que compruebe el origen, en el que conste la garantía, comprobante de pago, comprobante de gastos e incrementables, contratos, etc.

Se prevé que para el 1 de junio de 2017 las empresas deberán de adjuntar a la manifestación de valor los documentos que establece el artículo 81 del Reglamento de la Ley Aduanera.

Recordemos aquella parte del GATT que establece “si la autoridad tiene duda sobre el valor declarado que lo revise en su domicilio fiscal pero que en la Aduana jamás se detenga una mercancía por conceptos del valor declarado.”

Comenta y sígueme en Twitter: @TLCasociados

Mail: arquitecturaaduanera@tlcasociados.com.mx

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
5 + 3 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.