Congestión portuaria continúa afectando a la cadena de suministro global: Maersk

En su más reciente análisis del mercado Asia-Pacífico, el integrador logístico Maersk da cuenta que, aunado a condiciones geopolíticas adversas, la congestión portuaria se mantiene como uno de los principales factores que afectan a la cadena de suministro a nivel global, sobre todo en Estados Unidos y Europa.

La firma sostuvo que los clientes continúan enfrentando una serie de desafíos a medida que el conflicto entre Rusia y Ucrania pesa sobre las perspectivas a largo plazo de la economía global, en medio de la preocupación de que la inflación y los precios más altos de la energía conducirán a una menor demanda de los consumidores, lo que dañará el comercio internacional. El corto plazo, sin embargo, es más positivo.

Los volúmenes de carga a través de Shanghái están volviendo a los niveles previos al confinamiento y la demanda de los consumidores de Estados Unidos está impulsando la temporada alta de envíos en las rutas de América del Norte, donde Maersk continúa haciendo todo lo posible para mitigar el impacto de la congestión portuaria en curso con el despliegue de cargadores adicionales donde sea posible, la reprogramación de servicios y, en Nueva Zelanda, el lanzamiento del servicio Coastal Connect para mejorar la conectividad portuaria.

Tendencias del mercado

De acuerdo con Maersk, el conflicto entre Rusia y Ucrania y las consiguientes sanciones impuestas a Moscú se suman a las presiones inflacionarias a nivel mundial y aumentan los temores de una posible recesión. La situación está aumentando la presión sobre los bancos centrales para endurecer las políticas monetarias, incluido el aumento de las tasas de interés.

La clave para las perspectivas del comercio es cómo reaccionan los consumidores y las empresas ante la elevada incertidumbre, los precios más altos y los cambios de política. A corto plazo, la expansión mundial continuará, respaldada por la demanda reprimida y la reapertura de las economías. Pero el endurecimiento sustancial de la política monetaria a más largo plazo pesará cada vez más sobre la actividad económica con preocupaciones adicionales sobre las perspectivas para China, que tiene consecuencias económicas lideradas por COVID-19.

En tanto, la empresa enfatizó que los volúmenes de comercio mundial se redujeron en un 2.5% en mayo en comparación con el año anterior y el crecimiento del año hasta la fecha ha disminuido en un nivel similar, aunque estos se alejan de los niveles elevados del año pasado. Las importaciones de contenedores en Europa se vieron afectadas negativamente por el conflicto de Ucrania como volúmenes tras la imposición de sanciones y un debilitamiento más amplio de la demanda.

Las importaciones en Asia se redujeron debido a los bloqueos de COVID-19 en China y una desaceleración general en su mercado inmobiliario. Las importaciones en América del Norte se mantuvieron estables a un nivel muy alto. La perspectiva sigue siendo muy incierta y principalmente Maersk observa riesgos a la baja para un escenario base.

Con Shanghái volviendo gradualmente a la normalidad después del cierre de 2 meses en toda la ciudad en abril y mayo, la producción de la fábrica se está recuperando y la demanda se recuperó en julio con signos positivos de un pico estacional en muchos oficios. El transporte por carretera en el área de la ciudad también se ha restaurado por completo. El transporte por carretera intraprovincial también ha vuelto a los niveles previos al cierre, aunque los camioneros están sujetos a los requisitos de prueba locales. La situación actual es dinámica y está sujeta a cambios.

Transporte marítimo

La congestión de las terminales, especialmente en América del Norte y Europa, continúa afectando negativamente la confiabilidad de los horarios. Las huelgas en Alemania, específicamente en Bremerhaven, Hamburgo y Wilhelmshaven, han exacerbado los trastornos causados ​​por los retrasos de los buques.

En Rotterdam, Maersk está explorando varias opciones para aliviar la congestión, incluidas las opciones fuera del muelle y la redirección de la carga a instalaciones en otros lugares, incluidos Zeebrugge y Gdansk.

También está restableciendo algunos servicios transatlánticos y Asia-América del Norte, ya sea cambiando los números de viajes para reflejar las fechas de salida reales o el desplazamiento de embarcaciones.

En general, Maersk detalló que el problema de desbordamiento de Asia-Pacífico a América del Norte está mejorando gradualmente. Se espera que aumenten los volúmenes de exportación en la segunda quincena de julio y agosto.

La congestión portuaria de América del Norte está empeorando, lo que aumenta la probabilidad de que se pierdan más salidas. Los retrasos por congestión del puerto de la USEC varían de un puerto a otro, aunque el tiempo de espera total es de 0 a 3 días. En Savannah, la congestión es de 10 a 15 días y, en Houston, la congestión es de hasta 14 días.

El tiempo de espera de Los Ángeles y Long Beach se redujo ligeramente a 15 días. El tiempo de espera de Vancouver se redujo a 7 días; sin embargo, la congestión sigue siendo grave, con un aumento de la densidad del patio al 113% y el tiempo de permanencia del tren aumentó a un mínimo de 10 días.

Respecto a América Latina, Maersk abundó que la demanda general del mercado en el comercio es muy fuerte en el tercer trimestre desde la temporada alta tradicional. Los contenedores frigoríficos no operados (NOR) siguen siendo clave para el tercer trimestre.

En el corredor de Asia a América del Norte y México, las tarifas tienen una tendencia ligeramente más baja en julio debido a los cargadores adicionales en el mercado, especialmente a México, pero se pronostica que las tarifas y la demanda se mantendrán estables en julio y agosto.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

T21