UNCTAD destaca necesidad urgente de desarrollar resiliencia portuaria

Alrededor del 80% de los productos comercializados en todo el mundo, desde alimentos hasta combustible y productos electrónicos, se cargan y descargan en los puertos. Entonces, cuando los desastres y las crisis interrumpen los puertos, causan daños económicos y sociales a escala mundial.

Durante la pandemia de COVID-19 las tarifas de flete alcanzaron niveles récord y se dispararon nuevamente debido a que la guerra en Ucrania interrumpió la logística del transporte y provocó la congestión portuaria. Como resultado, los precios de los bienes se han disparado, según muestra un análisis de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En la Semana de Gestión Portuaria de TrainForTrade de la UNCTAD, los líderes portuarios destacaron la necesidad urgente de desarrollar la resiliencia de los puertos ante las crisis, incluido el cambio climático, y convertir los desafíos asociados en oportunidades.

“Crisis como la pandemia han recordado a la sociedad la importancia de la logística portuaria para la seguridad y la protección de nuestro bienestar global. Más que nunca, y teniendo en cuenta los crecientes riesgos relacionados con la evolución del cambio climático, los puertos deberían convertirse en socios resilientes clave para los administradores de la cadena de suministro”, dijo Aurelio Martínez, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia de España.

El evento, que se llevó a cabo del 10 al 13 de mayo en Las Palmas de Gran Canaria, España, reunió a más de 100 administradores portuarios de todo el mundo para discutir cómo fortalecer la contribución de los puertos a los objetivos de desarrollo sostenible.

Cambio climático

Las consecuencias del cambio climático afectarán cada vez más a los puertos de todo el mundo, afectando a las empresas y a las personas que dependen de ellos. Esto es especialmente cierto para las naciones insulares, que dependen de los puertos para casi todo el comercio.

El huracán Dorian, por ejemplo, le costó a las Bahamas un estimado de 3.4 mil millones de dólares (mdd) en 2019, con una gran parte de las pérdidas provenientes de daños a la infraestructura de transporte. En Filipinas, cuando una fuerte tormenta daña un puerto que da servicio a una de las 7 mil islas del país, corta el sustento de la población local durante días o incluso semanas.

“Los planes de respuesta y gestión de desastres deben incluirse en los planes de continuidad comercial, y estos planes deben actualizarse regularmente. Tradicionalmente, planeábamos para los próximos 50 años; pero en el entorno cambiante, necesitamos tener plazos más cortos para la planificación, tal vez solo 10 o 20 años”, dijo el subgerente general de la Autoridad Portuaria de Filipinas, Hector Miole.

Un buen sistema de pronóstico, dijo, puede ayudar a las autoridades portuarias a manejar mejor las tormentas severas al permitirles planificar cómo los desastres afectarán a los diferentes puertos e idear cómo mantener las operaciones.

Los administradores compartieron otras estrategias que sus puertos están implementando para combatir el cambio climático.

Luis Ibarra, presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, dijo que la estrategia sostenible del puerto incluye el uso de energía eólica marina, más tecnología de suministro de energía en tierra, que ayuda a reducir el dióxido de carbono y otras emisiones, y la plantación de algas en las aguas del puerto para capturar CO2.

Digitalización

Los administradores portuarios acordaron que avanzar en la digitalización y la ciberseguridad es clave para mejorar la resiliencia portuaria.

Además de agilizar aspectos del comercio marítimo, como los procesos de despacho de aduanas, las tecnologías digitales permiten que los puertos minimicen la interacción humana sin dejar de estar operativos en tiempos de pandemia.

“COVID-19 nos mostró la importancia de haber alcanzado al menos un cierto nivel de digitalización. De lo contrario, se habrían cerrado muchos puertos y la economía habría sufrido aún más”, dijo el director general de la Autoridad Portuaria de Ghana, Michael Luguje.

Pero si bien el aumento del uso de tecnologías digitales ha mejorado los procesos de envío y ha hecho que los puertos sean más resistentes a los efectos del COVID-19, también conlleva ciertos riesgos.

Un ataque cibernético, por ejemplo, podría interrumpir las operaciones e infligir pérdidas financieras a los actores portuarios y daños económicos a las empresas y poblaciones locales.

Para reducir los riesgos asociados con la digitalización, los gerentes dijeron que todos los actores del transporte que interactúan con un puerto deben integrarse en el sistema digital del puerto. Esa integración también haría que el sistema fuera más eficiente y útil.

“Cuando los puertos brindan infraestructura y servicios para las embarcaciones, el puerto es responsable de los riesgos potenciales. Esta responsabilidad no puede ser externalizada. Debería ser lo mismo con la gestión de riesgos digitales”, dijo el presidente de Drogheda Port Company de Irlanda, Joseph Hiney.

Gestión portuaria de UNCTAD

La resiliencia portuaria es un aspecto importante del programa de gestión portuaria TrainForTrade de la UNCTAD, que ha capacitado a más de 6 mil 700 administradores portuarios medios y superiores desde 1996.

Los módulos de capacitación del programa abordan temas clave para hacer que los puertos sean más sostenibles y resilientes, como la adaptación al cambio climático, la digitalización, la descarbonización y la salud y seguridad de los trabajadores.

“La construcción de resiliencia se ha convertido en una segunda naturaleza para los puertos de nuestra red. Los choques externos están aumentando en frecuencia e intensidad. Por lo tanto, también estamos adaptando nuestro enfoque de desarrollo de capacidades y herramientas digitales para ofrecer soluciones de vanguardia”, dijo Mark Assaf, quien dirige el programa.

TrainForTrade lanzó un curso especial sobre la construcción de resiliencia portuaria contra pandemias en marzo de 2021. Más de 2 mil 800 profesionales portuarios de 138 países ya han tomado el curso.

 Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

T21