El fantasma de otra reforma portuaria

Después de un complicado proceso legislativo, la Secretaría de Marina (Semar) logró hacerse de la rectoría de los puertos, la marina mercante y la educación náutica que desde los años 70 pertenecían al sector Comunicaciones y Transportes; algo que la dependencia buscaba desde el sexenio pasado y que se materializó a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este 1 de junio la Semar cumplió un año como ente rector del sector marítimo-portuario nacional y, a decir de especialistas, ha transcurrido por una curva de aprendizaje que debe comenzar a aplanarse, pues si bien tiene amplio conocimiento del sector en materia marítima y de seguridad nacional, en la práctica se han desatendido aspectos operativos y de facilitación comercial.

Para Fernando Ramos, presidente del Consejo Marítimo Portuario de México (Comport), el que una de las instituciones con mayor prestigio en este país como la Marina sea la cabeza del sector no supone un problema; pero observa áreas de mejora comenzando por la estructura de costos, al considerar que las tarifas que precisamente se acaban de ajustar al alza son muy elevadas en comparación con otros puertos del mundo, además de otros factores como la descoordinación entre las diferentes autoridades presentes en los puertos, principalmente con las aduanas.

“A nivel operativo las cosas están igual y hay que analizar puerto por puerto. Si ya la Marina está al frente, tiene que empezar a aprender de los modos comerciales, y tiene que darse cuenta de que hay cosas en los puertos que no están funcionando. Manzanillo es un caos, Ensenada está empezando a tener problemas. No estamos viendo la realidad que tenemos de frente; la batalla comercial entre China y Estados Unidos, los americanos están propiciando tener más comercio con México, el famoso nearshoring, no lo estamos aprovechando, no estamos viendo a los puertos de manera comercial, ni estamos solucionando los cuellos de botella”, comenta Ramos.

Por su parte, Bárbara Stępień, especialista en Derecho Marítimo, considera que la presencia de la Semar en los puertos aún es reciente y será en los próximos años cuando se observe cómo reacciona la industria (especialmente las flotas extranjeras) al contacto cada vez más frecuente con la Marina y, en consecuencia, ello determinará si económicamente México tendrá beneficios o resentirá perjuicios, toda vez que considera también que no se observan aspectos comerciales...

Si deseas conocer más sobre la propuesta de reforma que se plantea en la Cámara de Diputados, puedes consultar el reportaje completo en la edición de junio de la revista T21, disponible dando clic aquí. 

 Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela / @GrupoT21 

T21