E-commerce y comestibles, "match" perfecto para consumidores: Maersk

Luego de dos años de desafíos para los comercios minoristas encargados de proveer los productos comestibles y la dificultad de los consumidores para obtenerlos debido a los cierres obligatorios, el acceso limitado a las tiendas, problemas de existencias y entregas retrasadas, el comercio electrónico ha sido la solución para las compras y entregas de comestibles a nivel mundial.

De acuerdo con una investigación realizada por Technavio, una firma de investigación de mercado global, la adopción de plataformas de e-commerce en el comercio minorista de comestibles espera un crecimiento de mercado de 800,000 millones de dólares entre 2020 y 2025.

En México el 64.5% de los ciudadanos entre 16 y 64 años realiza alguna compra en línea semanalmente, de los cuales, solo el 39.4% la destina a productos comestibles, seguido por el 17.1% de la adquisición de artículos de segunda mano, lo que confirma que la adopción del e-commerce en el país supera el promedio de la mayoría de otros países, según el estudio Digital 2022, llevado a cabo por We Are Social en conjunto con Hootsuite.

El integrador logístico Maersk apuntó que el crecimiento de las compras de comestibles en línea tiene sentido: aunque los consumidores tengan la oportunidad de regresar por completo a las tiendas físicas, prefieren la comodidad y simplicidad que les ofrece actualmente el comercio minorista en línea con tan solo “un clic”.

El informe The Consumer Goods Truth & Beauty Index, de la empresa de transformación digital, Hero Digital, reafirma esta tendencia y pronostica un crecimiento del 21% en las ventas de comestibles de comercio electrónico para 2022.

Maersk prevé entonces “un futuro brillante” para los minoristas de comestibles a partir del crecimiento del e-commerce; también vislumbra una opción que podría ser aún más exitosa para este sector, que son las versiones híbridas, en las que los clientes pueden pedir parte de los productos que desean y también pueden recorrer los pasillos en busca de artículos diversos.

“Al utilizar una combinación de comercio electrónico y tiendas físicas, los minoristas pueden expandir sus ofertas de clientes a más personas. Esto permite que las marcas minoristas pequeñas y medianas compitan con los gigantes de la industria, ya que pueden satisfacer las necesidades de los clientes en el ámbito físico y digital. También proporciona una visión general más clara para planificar mejor su cadena de suministro, asegurando menos desperdicio y prácticas más sostenibles” sostiene Maersk.

Para la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), la mayor parte de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) vende a través de varios canales y las ventas a través de e-commerce y redes sociales representan hasta el 21% del total de los ingresos. Además, pronostica el incremento de las ventas totales anuales a partir de una mayor participación de las ventas online en el comercio mexicano.

 Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

T21