Corte de caja portuario

Ana Laura López Bautista, Coordinadora General de Puertos y Marina Mercante.

En los primeros 3 años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el sector marítimo-portuario nacional experimentó una de las etapas de mayor incertidumbre en su historia moderna, quizá desde la vivida con la entrada de operadores privados a los puertos a mediados de la década de los 90 como resultado de la Ley de Puertos que rige hasta ahora.

La llegada de Héctor López Gutiérrez como primer titular de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante (CGPMM) de la actual administración trajo consigo el beneplácito del sector, mismo que comenzó a desvanecerse cuando el titular del Ejecutivo giró la instrucción de los puertos, la marina mercante y la educación náutica, pasaran de la entonces Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar).

Los desacuerdos no se hicieron esperar y como muestra la renuncia del titular de la SCT Javier Jiménez Espriú y la salida de Héctor López de la CGPMM, quien por instrucción del presidente fue relevado por Rosa Icela Rodríguez que, durante efímeros meses, intentaría erróneamente comenzar con los trámites administrativos para concretar el proyecto presidencial, en tanto culminaba el proceso legislativo.

Aunque hubo voces a favor dada la introducción de mercancía ilegal por los recintos portuarios, en dicho periodo no sólo algunos en el sector marítimo-portuario, sino en el político y hasta el académico se pronunciaron en contra del traspaso bajo el argumento de que las actividades portuarias se militarizarían, entorpeciendo el movimiento de mercancías.

Previo a que se concretara el traspaso en junio de 2021, Rosa Icela Rodríguez fue llamada por el presidente para encabezar la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, dando paso al arribo de Ana Laura López Bautista como titular de la CGPMM, una experimentada Capitán de Altura que ha desarrollado su trayectoria dentro del ámbito de la marina mercante y quien ejecutó la transferencia de esta entidad a la Semar, con todos los retos que conllevó administrativamente.

En su primera entrevista con un medio desde su llegada en diciembre de 2020, concedida a Grupo T21, Ana Laura López Bautista manda un mensaje al sector marítimo-portuario: la CGPMM, los puertos y la marina mercante no son militares, aunque estén en la Semar.

“Después de la transición nos hemos centrado en la política de fomento al crecimiento portuario y asegurar y garantizar que las inversiones de nuestros cesionarios, nuestros socios en los puertos, estén aseguradas, que ellos se sientan seguros de trabajar con nosotros. El término de militarización, desde que recibí la Coordinación, es la primera vez que lo menciono, porque ni siquiera es algo que se esté considerando en la Secretaría de Marina”, enfatiza la funcionaria...

Si deseas continuar leyendo la entrevista puedes consultar la edición electrónica de febrero de la revista T21, disponible en este link.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela / @GrupoT21