SAT recula y endurece importación privada de hidrocarburos por lugar distinto al autorizado

Tras una serie de recursos legales interpuestos por particulares, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) volvió a permitir que los privados importen productos químicos y petrolíferos, a través de la publicación de la Segunda Versión Anticipada de la Novena Resolución de Modificaciones a las Reglas Generales de Comercio Exterior para 2020, este 25 de octubre.

El SAT reformó las reglas 2.4.1., y 2.4.2., y adicionó la regla 2.4.1.1., que contemplan la Autorización para el despacho en lugar distinto al autorizado, misma que había modificado para que las personas morales interesadas en obtener la autorización o prórroga para la entrada o salida de mercancías del territorio nacional por lugar distinto al autorizado, pudieran solicitar la autorización; pero únicamente se autorizaría o prorrogaría a las empresas productivas del Estado, sus organismos subsidiarios y empresas productivas subsidiarias; es decir, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Te puede interesar: SAT cierra la llave de petrolíferos y petroquímicos a privados; puertos van por litigios

Sin embargo, en las últimas modificaciones el SAT permite nuevamente la actividad a privados, pero endurece las medidas, pues establece que las personas morales interesadas en obtener la autorización para el despacho en lugar distinto al autorizado deberán cumplir con requisitos adicionales, contemplando productos como hidrocarburos, productos petrolíferos, alcohol etílico y diversos minerales, entro otros. Asimismo, se establecen los controles aduanales para el despacho, independientemente del modo de transporte.

En ese sentido, los privados deberán acreditar que, de manera previa a la solicitud o prórroga de la autorización para la entrada o salida de mercancías del territorio nacional por lugar distinto al autorizado, cuentan con las concesiones, permisos, autorizaciones, asignaciones o contratos, otorgados por las Secretarías de Marina, Energía, Salud y Comunicaciones y Transportes; así como la Comisión Reguladora de Energía, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, entre otras autoridades competentes.

Lo anterior, de acuerdo con el tipo de mercancía a importar o exportar, así como al tipo de instalación para llevar a cabo las actividades de trasvase, almacenamiento, transporte, compresión, descompresión, regasificación, licuefacción y cualquier otra actividad regulada vinculada a la importación o exportación de las mercancías.

La solicitud no podrá formularse -ni la autorización o prórroga de la autorización para la entrada o salida de mercancías del territorio nacional por lugar distinto al autorizado podrá otorgarse- por un periodo mayor al de la vigencia de las concesiones, permisos, autorizaciones, asignaciones o contratos correspondientes o respecto de rutas y ubicaciones específicas distintas a las establecidas por las autoridades.

En el caso de hidrocarburos, productos petrolíferos, incluso mezclados con otros componentes que no provengan del petróleo o gas natural, alcohol etílico y combustibles, no se podrá efectuar el trasvase directo a pipas o autotanques, únicamente por medio de ductos o almacenamiento.

Se debe también acreditar que sus clientes cuentan con permiso o autorización de las autoridades competentes para realizar la distribución, comercialización, transporte, expendio al público y cualquier otra actividad regulada vinculada a la importación o exportación de las mercancías; además de contar con controles e instrumentos de medición que faciliten identificar el peso, volumen, cantidad y calidad de las mercancías que se importarán o exportarán.

Las instalaciones en que se llevarán a cabo las operaciones por las que se solicita la autorización deberán ser adecuadas para realizar el despacho de las mercancías y se encuentran autorizadas para el manejo, carga, descarga, transbordo o trasvase, embarque, desembarque y toma de muestras de las mercancías a importar o exportar; así como contar con accesos y edificaciones necesarias para que las autoridades competentes realicen las revisiones conducentes y que cuentan con el equipo de seguridad que se requiera a efecto de proporcionarlo a las autoridades.

Tendrán que otorgar al SAT, de manera electrónica, acceso directo, en línea y en tiempo real a la información de entradas y salidas de la mercancía de la instalación de que se trate, así como a los sistemas de control de inventarios; y acreditar que cuentan con cámaras portátiles y con un sistema de cámaras de circuito cerrado de televisión, entre otras medidas de seguridad, control y vigilancia impuestas por el SAT.

Revisa el documento completo aquí

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21