Puertos Long Beach-Los Ángeles cobrarán por estadía de contenedores

En un esfuerzo por mejorar el movimiento de carga en medio de la congestión y el volumen récord, los puertos de Long Beach y Los Ángeles anunciaron que comenzarán a evaluar un recargo a los transportistas marítimos por los contenedores de importación que permanezcan en las terminales portuarias.

Según la nueva política, los puertos cobrarán a los transportistas marítimos por cada contenedor que pertenezca a alguna de 2 categorías. En el caso de los contenedores programados para moverse por camión, se cobrará a los transportistas marítimos por cada contenedor que resida 9 días o más; mientras que el caso de contenedores que se mueven por ferrocarril, se cobrará a las navieras si el contenedor ha permanecido durante 3 días o más.

De acuerdo con un comunicado emitido por ambos puertos residentes en la Bahía de San Pedro, a partir del 1 de noviembre cobrarán a los transportistas marítimos 100 dólares por contenedor en esas 2 categorías, incrementando a 100 dólares por contenedor por día.

Antes de que comenzara el aumento repentino de las importaciones inducido por la pandemia a mediados de 2020, en promedio, los contenedores para entrega local se encontraban en las terminales de contenedores menos de 4 días, mientras que los contenedores destinados a los trenes estaban menos de 2 días. Esos números han aumentado significativamente, lo que dificulta el despeje de la carga de las terminales y el anclaje de los barcos.

"Debemos acelerar el movimiento de carga a través de los puertos para reducir la cantidad de barcos anclados. Aproximadamente el 40% de los contenedores en nuestras terminales hoy se dividen en 2 categorías. Si podemos despejar esta carga inactiva, tendremos mucho más espacio en nuestras terminales para aceptar vacíos, manejar exportaciones y mejorar la fluidez para la amplia gama de propietarios de carga que utilizan nuestros puertos", dijo Gene Seroka, director ejecutivo del puerto de Los Ángeles.

Por su parte, Mario Cordero, director ejecutivo del puerto de Long Beach, abundó que “con la creciente acumulación de buques atrasados ​​frente a la costa, debemos tomar medidas inmediatas para impulsar la rápida retirada de contenedores de nuestras terminales marítimas, que se están quedando sin espacio, y esto dejará espacio para los contenedores en esos barcos anclados”.

John D. Porcari, enviado portuario del Grupo de Trabajo de Interrupciones de la Cadena de Suministro de Biden-Harris, sostuvo que apoya las acciones tomadas por los puertos de Los Ángeles y Long Beach para cobrar a los transportistas marítimos por los contenedores que permanecen en las terminales, cuyas acciones tienen como objetivo acelerar el movimiento de mercancías y reducir la congestión.

“A medida que nuestra economía continúa creciendo, el aumento de la demanda y las interrupciones causadas por la pandemia están poniendo a prueba nuestras cadenas de suministro. Si bien hemos visto nuevos récords establecidos en términos de rendimiento este año en los puertos de la costa oeste, necesitamos más actores en toda la cadena de suministro para seguir mejorando. El gobierno federal continuará reuniendo a empresas privadas y partes interesadas de toda la cadena de suministro y actuará como un intermediario honesto que ayudará a presentar soluciones”, enfatizó.

En tanto, los 2 puertos reinvertirán las tarifas cobradas por la carga en programas diseñados para mejorar la eficiencia, acelerar la velocidad de la carga y abordar los impactos de la congestión en toda la Bahía de San Pedro.

Los Ángeles y Long Beach son los 2 puertos de contenedores más grandes de Estados Unidos, primero y segundo respectivamente, y combinados son el noveno complejo portuario más grande del mundo.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21