Retos y oportunidades de México ante regionalización de cadenas de suministro

SAN PEDRO GARZA GARCÍA, N. L.- Colindante con Estados Unidos, el principal mercado de consumo a nivel global, México tiene oportunidad de atraer nuevas inversiones mediante el fenómeno denominado nearshoring, que busca acortar las cadenas de suministro y proveeduría a empresas productoras de países cercanos.

Durante la segunda mesa de trabajo del ETYL 2021 (Encuentro de Transporte y Logística), organizado por Grupo T21, titulado Regionalización y Nearshoring, ¿Qué podemos esperar de la guerra comercial EU-China y el nuevo T-MEC?, especialistas identificaron que el país tiene potencial para atraer nuevas inversiones, pero debe garantizar aspectos críticos como la certeza jurídica y la seguridad, entre otros.

Desde el punto de vista de Juan García, gerente de logística commodities de Ragasa, si bien el nearshoring representa nuevas oportunidades, también las empresas que ya se encuentran en el país deben estar mejor preparadas para enfrentar escenarios como la pandemia por COVID-19, anticipándose incluso con avances tecnológicos, capacidad de producción y planeación logística.

Para Miguel Treviño, landside product manager de Maersk México y Centroamérica, actualmente el principal reto para las compañías es la disrupción en las cadenas de suministro, que afectan a nivel global, regional y local, donde la recuperación económica en países como México podrían aprovechar la cercanía para atender de una manera más eficiente al mercado estadounidense e incrementar incluso su participación de mercado en ese país.

En su intervención, Claudia Ávila, directora general de la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (AMPIP), opinó que para las empresas representa un desafío la certeza en la cadena de suministro, donde con la pandemia quedó por sentado que algunas deben reconfigurar sus estrategias, considerando no sólo las distancias, sino también variables como la trazabilidad a lo largo de toda la cadena y la integración o sincronización con sus proveedores.

Asimismo, abundó que para que se pueda aprovechar el nearshoring, debe existir en México mayor certeza en el ambiente de negocios, respeto al Estado de derecho, políticas públicas claras y que no cambien las reglas del juego; aunado a una integración regional entre Estados Unidos, Canadá y México, que integran el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Moderador por Manuel Farías, consultor y catedrático de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), en este panel también participó Mario Alejandro Buenfil, director de Logística de Hisense, quien aseguró que en México la logística debe ser confiable y el transporte eficiente para poder mover las cargas que se presenten derivadas de la regionalización o nearshoring, con el asentamiento de empresas en el país.

Aquí puedes revisar el desarrollo del primer día de actividades de la 19ª edición del ETYL.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela /  @GrupoT21