Lázaro Cárdenas lucha por mantenerse operativo ante bloqueos ferroviarios

El puerto de Lázaro Cárdenas resiente los efectos de 76 días acumulados de bloqueo a las vías ferroviarias del Kansas City Southern de México (KCSM) que lo conectan con el centro del país y con Estados Unidos, por lo que ha hecho un mayor uso del autotransporte para mover la mercancía que sale y arriba por el recinto.

De acuerdo con estimaciones recientes de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra), las afectaciones por el bloqueo en el puerto superan los 3,842 millones de dólares, perjudicando actividades productivas y al sector transporte, por lo que hizo un llamado a las autoridades para reestablecer y garantizar la continuidad operativa.

Por su parte, el Subcomité de Promoción denominado Lázaro Cárdenas Port Community expresó que, pese a los bloqueos ajenos a la comunidad portuaria, el puerto continúa con los esfuerzos para realizar el despacho de mercancías a través del autotransporte federal de carga.

El ente lamentó el bloqueo al tránsito del ferrocarril, uno de los principales medios de transporte para el desalojo de las mercancías, aunque enfatizó que se han brindado facilidades a los usuarios del recinto para el cambio de modalidad de transporte para entrega de la carga.

“Es importante resaltar que Lázaro Cárdenas es uno de los puertos con mayor agilidad en el despacho de la mercancía, donde el 80% de los camiones demoran menos de una hora y media en ser cargados-descargados y en el circuito total dentro del recinto durante el mes de agosto se tiene un tiempo promedio de 2 horas con 5 minutos”, indicó el Subcomité.

Con base en cifras de la Administración Portuaria Integral (API) Lázaro Cárdenas, la carga por el puerto ha crecido en tonelaje y unidades. El número de contenedores equivalentes a 20 pies (TEU) pasó de 606,501 de enero a julio de 2020, hasta 866,044 TEU en el mismo periodo de 2021, esto es un 43% más.

Sin embargo, casi el 50% del total de contenedores son de transbordo, es decir, no se internan al país, de tal forma que estas operaciones llegaron a 421,194 TEU, contra 212,275 del mismo ciclo interanual, con un alza de 98 por ciento.

La importación por Lázaro Cárdenas registró un 11% de aumento con 235,031 TEU en función de 210,881 anteriores; en tanto que la exportación creció un 14% con 209,819 unidades, contra 183,345 del mismo lapso año contra año.

En contraste, el puerto de Manzanillo, con el que comparte itinerarios en varios servicios regulares de línea de contenedores, ha experimentado un alza de 36% en la importación con 804,366 TEU; un 35% más en exportación con 778,082 TEU; y, un incremento de 29% en transbordos con 643,566 TEU. En total el puerto llegó a 2,226,014 TEU entre enero y agosto de 2021, un 18.2% más que 1,883,718 contenedores del mismo periodo de 2020.

Hasta ahora, con los bloqueos en Lázaro Cárdenas, la ferroviaria KCSM reporta 59 días consecutivos entre agosto y septiembre, manteniendo más de 10 trenes paralizados, equivalente a 3,000 camiones. La carga detenida asciende a casi 50,000 toneladas.

La principal carga afectada es combustóleo, químicos, acero, cemento y contenedores del servicio intermodal. Durante estos 59 días consecutivos de bloqueo, debieron haber circulado un total de 315 trenes con 1.7 millones de toneladas de mercancías. 

Bajo este escenario, la ferroviaria advierte sobre un desbasto de insumos para la producción y en tiendas de autoservicio, departamentales y de productos químicos; así como pérdida de empleos y ajuste de las rutas logísticas, generando sobrecostos que se trasladan directamente al consumidor final.

Por su parte, la Asociación de Industriales del Estado de Michoacán (AIEMAC) reportó que 48,719 toneladas de carga se encuentran detenidas debido al bloqueo ferroviario.

“La existencia de bloqueos no sólo genera un desabasto de insumos, sino que también se puede registrar el desabasto de mercancías en tiendas de autoservicio, departamentales y en productos químicos”, dijo el organismo empresarial.

En este sentido, expuso que este tipo de actos provocan un ajuste de las rutas logísticas, generando un sobrecosto en el transporte que “finalmente es trasladado al consumidor final”.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela /  @GrupoT21