Planeación y no reacción, clave ante disrupciones en logística

Desde la segunda mitad de 2020 la cadena de suministro enfrenta desafíos que van a prevalecer hasta 2022, de acuerdo con proyecciones del integrador logístico Maersk.

La escasez de contenedores y espacios en buques, las cogestiones portuarias y los altos niveles de las tarifas de flete serán escenarios que importadores y exportadores seguirán experimentando derivado de la pandemia por COVID-19 y otras eventualidades como el bloqueo de un buque al Canal de Suez y los cierres parciales de actividades portuarias y productivas en China, entre otras.

Patricia Pérez Salazar, directora de ventas para Maersk México y Centroamérica, recordó que el alza de los costos logísticos no ha dependido sólo de un modo de transporte, sino de toda la cadena logística, por lo que se tiene que desmitificar el hecho de que el transporte marítimo es el único que ha contribuido al alza inflacionaria, esto al hacer un recuento de las afectaciones que mantiene la cadena de suministro a consecuencia de la pandemia.

Durante su participación en el webinar Navegando en aguas turbulentas, organizado por el Clúster para la Innovación Logística de Querétaro (CILQRO), señaló que la carga contenerizada en importación cayó 26% en 2020 contra 2019, y en 2021 no se han alcanzado niveles de 2019.

“Estamos al 96%, pero sí hay un aumentó de 29% contra el año pasado, esto para atender la aceleración de la demanda de productos de consumo e insumos para la producción”, además de enfrentar los cambios en hábitos de consumo de la población, que han hecho que la logística ahora se amplíe hacia la multicanalidad de venta de las empresas, comentó.

Bajo este escenario, Patricia Pérez abundó que las navieras han respondido con “fuertes inversiones” en contenedores, luego de que su producción se contrajo un 40%, así como un incremento de 6% en las órdenes de compra de nuevos barcos y en la utilización óptima de los activos con los que cuentan, pues actualmente el 98.5% de los barcos se encuentra circulando. Sin embargo, también han enfrentado congestiones portuarias que ralentizan el flujo de los contenedores, con menos cantidad de gente trabajando dentro y fuera de terminales.  

De este modo, la directiva pronosticó que las disrupciones se extenderán hasta 2022 y por ende las empresas deben de centrar sus esfuerzos en la planeación de la logística a largo plazo, además de una diversificación en la proveeduría.

“Tenemos una oportunidad impresionante, la congestión ya alcanzó a puertos de destino como en Estados Unidos. Hay incentivos donde México es una plataforma para llegar a los consumidores americanos, el 80% del comercio exterior se va por camión a Estados Unidos, lo que nosotros prevemos es que las empresas se replanteen esto y utilicen puertos mexicanos para llegar a puertos de consumo. La recomendación es una planeación de largo plazo, no a nivel contenedor, no reaccionar, sino planear a nivel orden de compra E2E con estrategias anuales y largo plazo para proteger el negocio, diversificación de proveeduría y la multimodalidad con estrategias complementarias”, enfatizó Patricia Pérez.

Por su parte, Baltazar Orozco, gerente general de Grupo Integral Logístico Aduanal, identificó como posibles soluciones a la facilitación y digitalización de los procesos comerciales; mejorar la trazabilidad de los contenedores, reforzar a las autoridades nacionales y fomentar una sana competencia, lo que se traduciría en un comercio ágil y menos costoso, así como mayor transparencia.

En ese sentido también se pronunció Fernando Bustamente, ex director de Puertos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien sostuvo que los puertos deben ser más resilientes a través del aumento en la confianza del comercio global con mayor transparencia, además de información actualizada de mercados y políticas.

Asimismo, resaltó que la función de los puertos consiste en mantener el funcionamiento de las cadenas globales con mayor coordinación entre gobiernos y el sector privado que opera, agilizar procesos y crear medidas operativas en conjunto; aunado a soluciones permanentes que no atiendan únicamente la inmediatez, evitando empeorar las circunstancias actuales con mayor cooperación y confianza en el suministro, entre otras acciones.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela /  @GrupoT21