Maersk suspende recaladas en Yantian; no prevé afectación hacia fin de año

Lars Oestergaard Nielsen, director de Operaciones para las Américas de Maersk.

Por lo menos en lo que resta de junio, los barcos de Maersk omitirán recaladas en el puerto de Yantian, en China, tras la saturación que enfrenta derivada de un rebrote del virus SARS-CoV-2. Hasta ahora, la firma prevé que más de 300 barcos estén evitando arribar al puerto, incluso llama al resto de las navieras a sumarse a esta iniciativa para aminorar la congestión.

Lo anterior fue compartido por Lars Oestergaard Nielsen, director de operaciones para las Américas de Maersk, quien sostuvo que la situación tardará aún semanas en normalizarse, aunque poco a poco el puerto va recuperando actividad. Hasta ayer, 10 barcos se encontraban operando y 9 más estaban en fila para atracar.

“Es difícil predecir el futuro, pero va a tardar algunas semanas más en normalizarse, por lo menos Maersk no está llevando barcos a Yantian y eso debería ser la norma para el resto de las líneas navieras porque, si hay barcos que a pesar del colapso del puerto siguen llegando, no van a contribuir a que la situación se logre regularizar”, mencionó en entrevista con T21.

Te puede interesar: Maersk reporta 19 servicios afectados en Yantian; retrasos llegan a 16 días

Lars Oestergaard Nielsen abundó que esto genera un efecto dominó en los puertos del sur de China, toda vez que la cadena de suministro está tratando de ser resiliente para evitar el desabasto de productos en anaqueles del mundo, lo que está propiciando que las cargas se reposicionen en puertos como Shekou, Nansha o Hong Kong, los cuales también presentan signos de congestión con filas de hasta 4 días para que los barcos puedan atracar.

“En el caso de estos otros puertos ya se está comenzando a ver también un problema de congestión, así que esto abona a lo que sucedió en el canal de Suez, que ya había generado un impacto importante en toda la cadena logística global, pero también hay que aclarar que hay una cierta resiliencia de la cadena, porque a pesar de ambos factores, como consumidores todavía podemos ir al supermercado y seguir viendo los productos, eso es un indicativo de que, a pesar de los efectos negativos que generan estos incidentes, la cadena logística está mostrando capacidad de recuperación”, enfatizó.

Bajo este escenario, el directivo aseguró a T21 que, con las medidas emprendidas, la temporada alta de transporte marítimo rumbo a las festividades de fin de año como Halloween, Black Friday e incluso Navidad tendrá capacidad, por lo que no augura escasez de productos.

“Hay optimismo para esta época del año con estas fechas festivas, si las cosas continúan como hasta ahora, donde se buscan alternativas para reposicionar la carga y llevarla a su destino final, no se prevé que exista un problema que nos lleve hasta octubre, por ejemplo; hay semanas que van a estar muy recargadas y el sistema estará irritado, pero hay oportunidad de solución. Incluso cuando se dio el caso del canal de Suez, esto básicamente parado por una semana el flujo de barcos con carga por esta arteria del comercio, aun así, se logró [abastecer]”, dijo.

También puedes leer: China presiona logística marítima; prevén junio saturado

Aunque Lars Oestergaard Nielsen desconoce el número de contenedores afectados por la congestión en el sur de China, reconoce que por ahora restan capacidad al transporte marítimo. Por ahora el impacto hacia el mercado de las Américas se da en 2 de los servicios de Maersk: el AC2 que cubre la costa este, y el X4 que arriba a la costa oeste; mismos que hasta ahora están omitiendo Yantian, buscando alternativas de cargar en otros puertos.

Respecto de las tarifas de flete, aseguró que es el mercado spot el que está resintiendo un incremento devenido de una alta demanda de transporte por alzas en el consumo; pero los contratos de largo plazo, por lo menos con Maersk, mantienen su tarifa.

Por otro lado, el directivo resaltó que, aunque Yantian es el ejemplo más destacado de saturación portuaria, el fenómeno se replica a nivel mundial dadas las restricciones que muchos gobiernos y empresas mantienen para evitar contagios de COVID-19, aunado a una demanda sostenida de transporte por barco. Por mencionar una muestra, el complejo portuario de Los Ángeles y Long Beach llegaron a registrar tiempos de espera de atraque de hasta 2 semanas, actualmente es de una.

Ante la presión que ejercen tanto la congestión portuaria como la escasez de contenedores y espacios en buque, Maersk está invirtiendo en la adquisición de 35,000 contenedores de 40 pies (FEU) para inyectar capacidad al sistema, de acuerdo con información proporcionada a T21.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21