Caída en precios del petróleo beneficia a industria marítima; eliminan recargos

En medio de la crisis desatada por la pandemia del COVID-19 (coronavirus), la cual ha impactado directamente al transporte marítimo con la reducción de volúmenes, la industria tiene un respiro derivado de otra crisis mundial propiciada por la caída en los precios del petróleo.

Desde finales de 2019 las principales navieras del mundo comenzaron a aplicar recargos a sus usuarios como medida ante el incremento en los precios del combustible bajo en azufre, denominado VLSFO, que fue obligatorio para los barcos desde el 1 de enero de 2020 a raíz de una disposición de la Organización Marítima Internacional (OMI).

La iniciativa denominada OMI 2020 obliga a los buques que no cuenten con depuradores a utilizar VLSFO, un combustible con 0.5% de contenido de azufre; frente al 3.5% permitido antes de esta medida, con el combustible IFO 380, mismo que se sigue suministrando a la industria para los barcos con depuradores; al igual que el MGO o gasóleo con 0.1% de contenido de azufre.

Hacia el comienzo de la aplicación de la OMI 2020 en enero de este año, el precio del VLSFO alcanzó un pico de casi 700 dólares por tonelada (USD/TON) en Singapur, uno de los principales centros de abastecimiento de combustible a nivel mundial, frente a 370.5 USD/TON del combustible IFO 380 que se venía usando y, el MGO, otro combustible ligero, rondó los 684.5 USD/TON. Esto obligó a las navieras a implementar recargos ambientales, pero la caída en los precios del petróleo ha abaratado los combustibles.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

En diciembre de 2019, la naviera Maersk introdujo una tarifa por combustible ambiental (Enviromental Fuel Fee - EFF) para cubrir el aumento y la volatilidad en los costos del combustible, el cual es revisado todos los meses para reflejar la última actualización en relación con el costo del VLFSO, para que el aumento significativo, o la disminución de éste, sean compartidos entre Maersk y los clientes simétricamente en la fase inicial de IMO 2020.

“La reciente caída en el precio del combustible implica que el nivel del recargo por EFF de Maersk se establecerá en cero a partir del 1 de mayo de 2020. Éste se mantendrá hasta nuevo aviso ligado al aumento del precio del combustible si es el escenario futuro, ya que se espera que el precio del combustible fluctúe por estar sujeto a una alta volatilidad”, informó la empresa a sus clientes.

Con base en el sitio especializado Ship & Bunker el precio del VLSFO durante marzo de 2020 se redujo un 20% en comparación marzo del año pasado. De hecho, el precio promedio de este combustible en los principales 20 puertos donde se suministra es de 268 USD/TON con fecha al 1 de abril; mientras que el IFO 380 se cotiza en 203 USD/TON y el MGO en 359 USD/TON.

Por ponerlo en perspectiva, durante la primera quincena de enero el precio promedio del VLSFO se cotizaba a 658 USD/TON, esto es 26.5 USD/TON por debajo del MGO y 287.5 USD/TON (un 78%) por encima del precio del HFO, fuelóleo con alto contenido de azufre, esto tomando como base los 20 puertos mundiales con más actividad de suministro de combustible a buques. A inicios de año, el IFO 380 costaba 370.5 USD/TON y el MGO 684.5 USD/TON, según Ship & Bunker.

El promedio global de 20 puertos incluye a Busan, Colombo, Durban, Fujairah, Gibraltar, Hong Kong, Houston, Estambul, LA / Long Beach, Las Palmas, Mumbai, Nueva York, Panamá, Pireo, Rotterdam, Santos, Shanghai, Singapur, San Petersburgo y Tokio.

Al igual que Maersk y bajo las mismas condiciones de revisión constante del precio, la naviera CMA CGM también aplicó un recargo ambiental por el uso de combustible más sustentable desde finales de 2019; aunque también lo está eliminando a partir del 1 mayo de 2020.

“Teniendo en cuenta el precio actual del VLSFO, CMA CGM informa a sus clientes que este recargo por bajo azufre ya no es aplicable, pero puede volver a aplicarme más tarde de acuerdo con la fórmula de la compañía”, indicó la empresa.

Ambas compañías podrían volver a emplear los recargos por combustible toda vez que los precios del petróleo se recuperen tras la sobreproducción de Arabia y Rusia, cuya consecuencia sería el alza también en los precios del combustible marino.

Comenta y síguenos en Twitter: @BetoZanela / @GrupoT21