OMI insta a facilitar cambios de tripulación y repatriaciones de marinos por COVID-19

La Organización Marítima Internacional (OMI) ha hecho eco de los llamamientos del sector a los gobiernos para que mantengan activas las cadenas de suministro y concedan excepciones de viaje a la gente de mar en respuesta a la pandemia de COVID-19.

En una carta circular publicada el 30 de marzo de 2020, la organización ha distribuido una serie de recomendaciones para los gobiernos y las autoridades nacionales pertinentes, propuesta por una sección de asociaciones mundiales que representan al sector del transporte marítimo.

La circular recomienda en particular a los gobiernos designar a la gente de mar profesional y al personal marino, independientemente de su nacionalidad cuando se encuentren en su jurisdicción, como "trabajadores clave" que prestan un servicio esencial.

Respecto de los cambios de tripulación, la carta detalla que se debería conceder a la gente de mar profesional y al personal marino las exenciones necesarias y apropiadas de las restricciones nacionales de viaje o de circulación a fin de facilitar su entrada o salida de los buques; y que los gobiernos deberían permitirles desembarcar de los buques en los puertos y transitar por su territorio (es decir, hacía un aeropuerto) a efectos del cambio de tripulación y la repatriación.

La carta circular reitera el llamamiento realizado previamente por el Secretario General de la OMI, Kitack Lim, quien afirmó que era de "crucial importancia que el flujo del comercio por vía marítima no se vea interrumpido innecesariamente".

Aprovechó la oportunidad para recordar su propia declaración de que los marinos están "en la primera línea de esta calamidad de carácter mundial" y que la situación requiere la adopción de un "enfoque práctico y pragmático, en estos tiempos inusuales, en cuestiones tales como el cambio de tripulación, el reabastecimiento, las reparaciones, los reconocimientos y la certificación y la concesión de licencias a la gente de mar."

La carta circular confirma que, en esta época de crisis mundial, es más importante que nunca mantener las cadenas de suministro abiertas y el comercio, el transporte y los servicios marítimos en movimiento, por lo que insta a los gobiernos de todo el mundo que están aplicando políticas y medidas para proteger la salud pública y hacer frente a la COVID-19, a que éstas se elaboren sin introducir obstáculos a las operaciones de los buques y los puertos, incluido el movimiento de la gente de mar y el personal marítimo.

Se alienta a los gobiernos y las autoridades nacionales a que velen por que todos los buques comerciales visitantes sigan teniendo acceso a los atracaderos en los puertos y las terminales.

En la circular, el Secretario General hace referencia a los resultados de la Cumbre de Líderes del G20 sobre la COVID-19, celebrada el 26 de marzo de 2020, en la que México participó y donde los líderes participantes se comprometieron a seguir trabajando juntos para facilitar el comercio internacional y coordinar las respuestas de manera que se eviten interferencias innecesarias en el tráfico y el comercio internacionales.

Asimismo, los líderes se comprometieron a continuar su labor para garantizar el flujo de suministros médicos vitales, productos agrícolas críticos y otras mercancías y servicios a través de las fronteras, así como para resolver las perturbaciones de las cadenas de suministro mundiales y para apoyar la salud y el bienestar de todas las personas.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21