Rentabilidad desafía a navieras en 2018: Fitch Ratings

La agencia internacional Fitch Ratings consideró que 2018 será un año desafiante para la industria naviera de contenedores en materia de rentabilidad, ello tras la complejidad que atravesó el sector durante el año pasado con algunas compañías que cerraron el año con déficit.

Los informes financieros o los resultados preliminares publicados hasta el momento indican que las empresas de transporte de contenedores tuvieron un mejor desempeño en 2017 que en 2016.

“Esperamos que la mayoría de los transportistas hayan aumentado la rentabilidad, aunque el rendimiento varía de una empresa a otra. Maersk Line generó un EBIT de 634 millones de dólares (mdd) en 2017 en comparación con una pérdida de 421 mdd en 2016; mientras que Hapag-Lloyd y Cosco Shipping también mejoraron sus resultados financieros. Pero mientras que la pérdida operativa de Hyundai Merchant Marine (HMM) en su división de contenedores se redujo a la mitad el año pasado, siguió siendo grande en 280 mdd”, establece la calificadora.

Asimismo, indicó que el crecimiento del volumen de transporte de contenedores varió de 3% para Maersk Line a 30% para HMM, y el crecimiento económico y comercial debería respaldar nuevos aumentos en 2018.

“Pronosticamos que los volúmenes de transporte de contenedores aumentarán en más de 4.5% este año, en consonancia con el comercio mundial del FMI previsión de crecimiento del 4 por ciento”, sostuvo.

Las tasas de flete más altas respaldaron mejores resultados financieros aun cuando los costos de operación aumentaron debido a los mayores precios del combustible. Sin embargo, no está claro si se mantendrán tasas de flete más altas.

El índice de carga en contenedores de Shanghái fue en promedio un 27% más alto en 2017 que en 2016. Pero su lectura promedio en el 4T17 fue menor que en el 4T16. Se ha incrementado marginalmente a principios de 2018, pero sigue siendo más bajo en promedio que en el mismo período del año pasado.

La recuperación sostenible de las tarifas de flete depende de una disciplina de capacidad continua y constante en la industria. Las tarifas de flete son volátiles y muchos aumentos previos se revirtieron cuando volvieron los desequilibrios de la oferta y la demanda.

Se espera que el crecimiento de la oferta haya sido de alrededor del 4% en 2017 con una aceleración adicional de más del 5.5% en 2018, superando nuevamente el crecimiento de la demanda. Esto puede presionar las tasas y hacer que sea difícil mantener la rentabilidad lograda en 2017.

Los nuevos pedidos fueron bajos en 2016-2Q17, pero aumentaron en 2H17, incluidos los mega buques, ya que el sentimiento del mercado mejoró con un enfoque en la escala y el tamaño del buque. En el 4T17 Maersk Line ejerció una opción para dos nuevos buques, cada uno con una capacidad de 15 mil 200 TEU para entregar en 2019.

CMA CGM ordenó nueve mega buques de 22 mil TEU en septiembre de 2017. HMM también anunció una estrategia de crecimiento ambiciosa, con una participación de mercado del 5% y usando portacontenedores ultra grandes.

El despliegue de mega buques en las rutas comerciales de Europa y Asia continuará contribuyendo al exceso de capacidad en esta ruta y a la "caída en cascada" en otros lugares. También esperamos un menor desguace debido a la mejora de las condiciones del mercado, reduciendo aún más la brecha entre el crecimiento de la capacidad neta y la bruta.

En el mediano plazo, la consolidación continua en el sector debería conducir a una gestión más prudente de la capacidad y a soportar los fletes. La cuota de mercado de las cinco mayores navieras de contenedores fue 45% en 2016 y se prevé que aumente a 57% en 2018.

Sin embargo, no hay una sola compañía dominante: se espera que la participación del líder del sector Maersk Line permanezca por debajo del 20% después de su fusión con Hamburg Süd.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21