OCDE propone involucrar a municipios en relación puerto-ciudad

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) planteó a las Administraciones Portuarias Integrales (API) en México involucrar a los gobiernos municipales en la planeación y mejora de las relaciones puerto-ciudad, una de las principales problemáticas que enfrentan tanto los pobladores de los alrededores de los recintos, como la operación portuaria.

En la ‘Revisión de la Regulación del Transporte de Carga en México’ publicada recientemente, el organismo recomienda buscar oportunidades para la planeación en conjunto con las autoridades portuarias y las municipales, lo cual podría conseguirse en forma de contactos regulares entre el alcalde y el jefe de puerto, ejercicios conjuntos de planeación y foros puerto-ciudad.

Los puertos principales en México, agrega el documento, son puertos urbanos, y se encuentran restringidos por los desarrollos urbanos que invaden las actividades portuarias. Como resultado, los puertos y sus actividades han llegado a estar estrechamente unidos; por ejemplo, el tráfico pesado ha derivado en congestión urbana; el impacto ambiental ha deteriorado la salud de los ciudadanos; y el desarrollo urbano ha limitado la posibilidad de expandir las instalaciones.

La relación con las ciudades podría mejorar a través de esfuerzos de planeación conjunta. Incluso con la presencia de varios esfuerzos de planeación a largo plazo, tales como la nueva terminal de almacenaje en Veracruz, que tendría lugar a cierta distancia del centro de la ciudad, aún existe la necesidad de alinear las planeaciones urbanas y portuarias”, añade.

En este momento, continúa la OCDE, la localidad en que se encuentra el puerto tiene un escaño en la mesa directiva de la API, la cual por lo general dominan los representantes federales. Esto proporciona una relación funcional, pero los mecanismos adicionales son necesarios para mejorar la comunicación entre puertos y ciudades, con el objetivo de encontrar puntos en común entre las políticas urbanas y las portuarias, además de mantener los puertos dentro de un entorno urbano a pesar de los impactos que representa esto para la población local.

Lo anterior se liga a otra de las recomendaciones que hizo el organismo en materia de autonomía financiera para las API, ya que plantea que estas entidades tengan capacidad de invertir en obras fuera del puerto con los excedentes económicos que generen, en lugar de regresarlos a las arcas del gobierno.

Comenta y sígueme en Twitter: @BetoZanela