Maersk busca con SeaLand duplicar su participación en América Latina

El comercio dentro del continente americano está creciendo gracias al mayor desarrollo de sus economías, la recuperación de Estados Unidos y el nearsourcing, tendencia en la que las industrias se ubican cerca de sus centros de consumo, además del incremento de los costos de producción en Asia y de las tarifas de transporte y la naviera Maersk Line no quiere perderse ese potencial. Por ello, la semana pasada anunció la creación de SeaLand, una nueva compañía centrada en las operaciones en el continente.

El objetivo, explicó en entrevista con T21 el gerente de Mercadeo y Comunicación de Maersk Line para el clúster del Caribe, Ariel Frías, es emparejar la cuota de mercado que la naviera tiene a nivel global, de 15%, con la intrarregional en América, que ahora alcanza un 6 por ciento.

Con ello, además, ofrecerán a sus clientes una alternativa personalizada para sus tránsitos en la región. “Cuando empezamos a hacer el estudio y análisis de la composición de clientes en Latinoamérica y Estados Unidos, nos dimos cuenta de que una parte importante del tránsito intrarregional son usuarios con una cartera de 500 contenedores de 40 pies o menos. Las necesidades en rutas cortas con este volumen son diferentes a las de un cliente con 5 mil contenedores en una ruta Asia Europa, por ejemplo”, comentó Frías.

Este no es un modelo nuevo para Maersk, que cuenta con divisiones para el mercado africano, asiático y europeo que han arrojado buenos resultados. Como ya se anunció, la empresa comenzará sus operaciones el 1 de enero de 2015, aunque el proceso de transición se realizará durante 2014.

Durante el año de transición, el primer punto es asegurar a los clientes actuales de la región que su contacto local de Maersk va a seguir trabajando de la forma habitual. Vamos a ir poco a poco, primero vamos a establecer la organización interna de SeaLand, que tendrá su sede en Estados Unidos y que será un punto de encuentro entre este país y América Latina,

agregó el directivo.

La estructura será similar a la de Maesk Line. De hecho, la idea es que tanto el portafolio de servicios como los barcos y equipo que actualmente se tiene para la región pase a la nueva compañía. “En un futuro el compromiso es ver qué nuevas oportunidades de inversión y servicios surgen una vez que la compañía ya esté marchando”.

Maersk ha realizado en los últimos años inversiones en la región, como una fábrica de contenedores en Chile, o en terminales en México, Costa Rica, Perú o Brasil, además del traslado de las oficinas regionales desde Sao Paolo a su destino actual, en Ciudad de Panamá.