Calderón, profeta en su tierra

La primera fase del muelle ya está lista para operar los primeros días de septiembre.

Lázaro Cárdenas, Mich.- El presidente, Felipe Calderón afirmó que el puerto de Lázaro Cárdenas se convertirá en poco tiempo en el recinto portuario más importante de México por encima de otros como Manzanillo y Veracruz.

Durante la inauguración de la nueva Terminal Especializada de granel mineral, la cual operará la empresa Terminales Portuarias del Pacífico (TPP), el jefe del Ejecutivo resaltó que dicha obra implica una inversión de más de 700 millones de pesos, con lo que se ratifica que su gobierno es el de "la infraestructura".

En Lázaro Cárdenas se han invertido, en estos casi seis años, más de 7 mil millones de pesos, inversión que sólo tiene precedente en la construcción misma del puerto de Lázaro Cárdenas hace unos 40 años.

Al hacer una reflexión sobre el desarrollo del puerto, Calderón fue directo y anticipó que Lázaro Cárdenas está llamado a ser el puerto más importante del país.

"Con esto refrendo algo que ha quedado claro, a mi juicio, este ha sido el sexenio de la infraestructura y hemos invertido en este rubro porque es invertir en la gente y puedan tener mejores oportunidades, vivir mejor y pueden transportar su mercancía con mayor facilidad", refirió.

Cuando tocó el turno al secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome, el calor y la humedad del puerto hacían mella en los más de 350 asistentes al evento, pero el funcionario fue muy preciso y resaltó el 7% de crecimiento en el movimiento de carga comercial en los puertos de México durante el primer semestre del año, y agregó que la carga de contenedores también creció 17% y el movimiento de automóviles 27%.

Lázaro Cárdenas es hoy uno de los puertos más grandes de la República, cuenta con 16 posiciones
de atraque, 19 millones de metros cuadrados en patios para maniobras y almacenamiento.

Finalmente, el titular de la SCT garantizó que el gobierno, hasta su último día, seguirá apoyando la inversión en infraestructura. De inmediato, el zumbido de los cuatro helicópteros se hizo presente y emprendieron su viaje a Morelia, donde el presidente Calderón atendía otro compromiso.